525 años..¿de qué?

[Por Nadia Desimone] Este jueves 12 de octubre se conmemora una nueva jornada de resistencia, visibilización y lucha por la recuperación de aquello que, hace más de 500 años, los invasores europeos se propusieron devastar: las raíces y culturas originarias.

Durante todo el mes de octubre se realizan jornadas en todo el territorio y también en distintos países del mundo. En Argentina, en el año 2010, el Poder Ejecutivo Nacional envió al Congreso un proyecto de ley para modificar el nombre de “Día de la Raza” por “Día del respeto por la Diversidad Cultural”. Si bien la intención fue reivindicar y darle valor desde lo lingüístico a la fecha, para gran parte de la población, tanto indígena como no indígena, fue una forma de ponerle un velo a lo que en verdad aconteció, la masacre indígena más grande de la historia. Para contrarrestarlo, proponen nombrarlo como día del inicio del genocidio originario, por la cantidad de muertxs a causa del exterminio sistemático y deliberado. Así está reconocido, por ejemplo, el genocidio armenio, donde se calcula que fueron asesinadxs un millón y medio de ciudadanxs civiles.

En esta ocasión, la conmemoración coincide con la lucha por la prórroga de la ley de emergencia territorial 26160, la cual está aún a la espera de la votación por parte de la Cámara de Senadorxs. Esta ley, es una herramienta necesaria para las comunidades originarias ante el despojo territorial que sufren históricamente. A su vez, se hace presente el pedido de aparición con vida de Santiago Maldonado, desaparecido por Gendarmería Nacional el pasado primero de agosto de este año, mientras acompañaba al pueblo mapuche, específicamente a la Lof Cushamen, en Chubut, por el pedido de liberación del Lonko Facundo Jones Huala.

Hacerse presente en las actividades conocidas como “contrafestejo”, sumarse a la marcha partiendo desde la plaza Congreso, haciendo sonar las cañas, los pututus, los bombos que llaman a lxs antiguxss a caminar junto a nosotrxs; replicar la información de lo que realmente sucedió tanto en las escuelas, en los centros de actividades, en las calles, es una forma de aportar a la descolonización necesaria para repensarnos como país, como territorio, como pueblo pluricultural.

¡12 de octubre, nada que celebrar!

Compartí esta nota

Reddit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *