Condenaron a cinco represores en el juicio por Puente 12 y la Comisaria 1°de Monte Grande

Este viernes el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°6 de Comodoro Py,  dio a conocer  la sentencia del juicio por delitos de lesa humanidad cometidos los  Centros Clandestinos de Detención  “Cuatrerismo-Brigada Güemes”  -que funcionó  en la zona denominada “Puente 12” ubicada en  Camino de Cintura y Autopista Richieri- así como  por crímenes  ocurridos  en la Comisaría 1° de Monte Grande, durante la dictadura cívico militar en perjuicio de 125 víctimas.

De los nueve imputados, cinco recibieron condenas a prisión. Miguel Osvaldo Etchecolatz y Federico Antonio Minicucci fueron sentenciados a cadena  perpetua,  Nildo Jesús Delgado  a siete años de prisión, Alberto Faustino Bulacio a ocho años,  Daniel Francisco Mancuso a 6 años . Mientras que otros cuatro fueron absueltos, tal fue  el caso de  José Félix Madrid, Guillermo Horacio Ornstein, Carlos Alberto Tarantino y  Ángel Salerno.

En diálogo con En Tránsito, Cristina Comande, querellante en la causa, se refirió al proceso que tuvo el debate oral hasta llegar a la etapa actual de realización.  “Presentamos  nuestras querellas en  2003  -hace 15 años- después  estuvo 10 años en instrucción  en el tribunal oral que empezó con las anticipadas en 2016, pero la Jueza se retiró porque se jubilaba,  entonces tuvieron que formar un nuevo tribunal en el que paso un año más y en el interin se murieron represores, así como  compañeros que podían dar su testimonio valiosísimo, como el caso de  las madres  que presenciaron el momento de secuestro de sus hijos. También  después de dar testimonio se murieron dos compañeros que eran personas mayores pero por suerte pudieron dar su testimonio y los pudimos escuchar, eso quedo registro para la historia”, sostuvo.

A su vez, mencionó que alrededor de  ochenta casos se cayeron  debido a que “en el último año se murieron tres represores. Al morirse ellos  se caen las causas,  se caen los compañeros  quienes iban a dar testimonio para que ellos fueran  condenados, entonces al no haber a quien condenar no hay testigos”, explicó y agregó que esa situación les implica la búsqueda de nuevos  imputados. “En nuestro caso en particular tenemos a Etchecolatz imputado, pero es un imputado mediato”, indicó.

La querellante remarcó que si bien se trato de un juicio chico y uno de los primeros que se realiza por los Centros Clandestinos  de Puente 12, así  como la Comisaria de Monte Grande, durante el proceso de los debates orales  los familiares y organizaciones de DDHH estuvieron acompañadas por  los Metrodelegados, integrantes de Sipreba, el  personal de aeronáuticos,  los estudiantes de las Cátedras Libre de DDHH, las Universidades, la CTA.  “Fue un juicio muy abrazado”, resaltó.

Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora, estuvo presente el veredicto.  “No nos conforman porque Etchecolatz ya estaba condenado hace rato. Vamos a seguir escrachando a los que haya que escrachar porque los jueces no pueden dejar absueltos a ningún genocida tenga más o menos delitos atribuidos, no puede dejar a nadie en libertad”, expresó.

Compartí esta nota

Reddit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *