Entre la espada y la pared: Presiones a la CGT por el paro general

El pasado 7 de Marzo, la CGT unificada protestó frente al ministerio de Producción contra los despidos, la recesión y la apertura indiscriminada de importaciones que afecta a varios miles de puestos de trabajo. Con lxs docentes y las mujeres en la calle, fue en una semana de intensas movilizaciones.

Tanto columnas de distintos sindicatos alineados con la CGT y con las dos CTA, así como partidos políticos y organizaciones sociales estuvieron presentes en la multitudinaria marcha. El acto estuvo dirigido por los tres miembros del triunvirato que dirige a la CGT, Schmid, Acuña y Daer. Durante el mismo, realizado sobre la Av Paseo Colón, la central obrera convocó a un paro nacional de 24 horas “a fines de marzo o principios de abril”, pero a medida que sucedían los oradores, el descontento de las bases fue aumentando debido a que ninguno precisaba la fecha del paro.

Por esta razón, comenzaron los reclamos que se hicieron escuchar en forma de cánticos y gritos que pedían fijar fecha para un paro general que “detenga los despidos y la caída del salario”. Juan Carlos Schmid, integrante del triunvirato, aseguró que la CGT viene “a anunciar que va a haber medida de fuerza” porque desde el gobierno “hay una velocidad para los poderosos y otra para los débiles”. Además reconoció que “en el acto tuvimos frente nuestro a trabajadores muy enojados y tenemos la obligación de representar ese reclamo”. Y por último, anunció:”Si no unificamos una postura, podría derivar en una discusión interna”. De la fecha del paro, nada.

Por otra parte, Héctor Daer, titular del Sindicato de Sanidad, prometió que la semana que viene se volverá a reunir el consejo directivo para precisar finalmente la fecha de la huelga general, que podría ser la primera semana de abril. No obstante, dijo que el gobierno “concretamente tiene que anunciar que cambia su política aperturistas indiscriminada por una política de desarrollo, de defensa de la industria, que deja de lado la postura de ponerle tope a las paritarias, que deja de transferir directa o indirectamente recursos a los que más ganan y debe dejar de plantear un sistema con grandes tasas de interés para la timba financiera”. El reclamo de lxs trabajadorxs iba en ascenso.

Si bien la protesta fue masiva, tuvo su punto quiebre con el desborde de ciertos sectores de trabajadores disconformes por la falta de precisiones. Por este motivo, el acto concluyó apresuradamente, sin contar que el acto central se adelantó una hora; y los principales dirigentes de la CGT, tuvieron que abandonar el lugar, escoltados por su propia seguridad.

A partir de ese momento, un sector de trabajadores tomó el escenario al grito de “paro general” y, por otra parte, la columna independiente de sindicatos combativos, los partidos de izquierda y organizaciones sociales ingresaron a la Plaza de Mayo cantando por la exigencia de una huelga general con fecha precisa. El triunvirato llamó a los gremios para el jueves próximo con el fin de debatir esta alternativa. Entre la espada y la pared. Si la central obrera no toma la decisión, varios gremios amenazaron con hacerlo por su cuenta.

Compartí esta nota

Reddit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *