Explosión en una escuela de Moreno: “Las tejas de mi casa crujieron”

Esta mañana, debido debido a la explosión de una garrafa en la Escuela N°49 del barrio San Carlos de Moreno, fallecieron Sandra Calamano y Rubén Rodriguez, vicedirectora y auxiliar de la institución. Conmocionada, la comunidad educativa del distrito se movilizó hacia el Consejo Escolar y la Municipalidad con una denuncia clara: el Estado es responsable.

Ignacio López es padre de dos niñxs que asisten a la escuela 49. Esta mañana, antes de salir a trabajar, sintió que las tejas de su casa crujían. Lo que no sabía era que se trataba de la explosión que le costó la vida a Sandra y a Rubén.

“Sandra era una gran docente y una gran persona, Rubén también”, resaltó Ignacio. Sandra “caminaba hasta la casa de los padres para interiorizarse de porqué faltó tal alumno, retaba a los padres que no llevaban a los chicos al colegio“, además, “venía antes al trabajo para prender las estufas y la cocina, para que esté el agua caliente para el mate cocido y el aula esté caliente para los chicos”, tal como sucedió hoy. “Perdimos dos grandes personas”, se lamentó Ignacio.

Los problemas edilicios que tiene la escuela Nicolás Avellaneda no son aislados. Según un informe que realizó el Frente de Unidad Docente Bonaerense, son 781 las instituciones educativas con problemas de infraestructura.

Mañana será un día de luto y denuncia en la Provincia de Buenos Aires. Los gremios docentes, junto con ATE, realizarán un paro -con movilizaciones a las jefaturas distritales-  para exigirle a María Eugenia Vidal que declare la emergencia educativa y dé una respuesta urgente a los reclamos edilicios.

A pesar de lo dolorosa que fue la jornada para la comunidad educativa de la 49, Ignacio aseguró que “no se acercó nadie” de parte de las autoridades provinciales. “Los únicos que llamaron fueron personas del Municipio para darnos las condolencias”, pero “vamos a ver cómo nos abren la puerta de la municipalidad para que los padres vayamos a hablar en otro momento más calmo”, expresó López.

Los docentes y padres de la escuela exigen que les den una solución a los reclamos por problemas edilicios que vienen haciendo hace meses. Soluciones que podrían haber evitado este desenlace.

Hay más de 6 reclamos por la pérdida de gas, pero fuimos ignorados siempre“, repasaba Ignacio, “es más, Sandra estuvo ayer en el consejo escolar” por ese tema. A la desidia estatal, se suma que desde octubre del año pasado -por decisión de Vidal- el Consejo permanece intervenido, por lo que “el Municipio tampoco tiene acceso”, explicaba Ignacio, lo que hace aún más dificultoso poder obtener respuestas.

Eso se hizo evidente este mediodía, cuando la comunidad educativa se movilizó hacia el edificio esperando alguna declaración oficial. Según contaba Ignacio, los recibieron los trabajadores del Consejo, pero “la parte interventora no nos atendió“. Los empleados “nos dijeron que estaban con nosotros, pero que por una decisión tenían que abandonar el local”. Lo único que obtuvieron de los interventores fue “el grito de ‘negros de mierda'” mientras se iban del Consejo.

Compartí esta nota

Reddit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *