Farmacéuticos se oponen a la instalación de Farmacity  – una cadena de farmacias pertenecientes al Grupo empresarial Pegasus – en la Provincia,  al igual que sucede actualmente  en la Ciudad de Buenos Aires.

En diálogo con En Tránsito, Elena Pott, presidenta del Colegio de Farmacéuticos filial Morón- Ituzaingó-hurlingham, se refirió al conflicto “que ya viene de larga data”.  Explicó que en en la actualidad rige  la Ley 10.606,  que regula el ejercicio de las farmacias en la Provincia y  que está vigente desde 1987.  La misma, “asegura la accesibilidad al medicamento tal como lo establece la ONU”, señaló.

“Hoy existen cuarenta farmacias, en la zona, entre Villa Tesei y Hurlingham, no es lo mismo que una persona sea dueña de esas cuarenta farmacias,  o  que esas cuarenta farmacias sean independientes”, indicó.

Farmacity,  “lo que hace después es cerrar, centralizar y dejar donde más le conviene sus negocios. Lo único que priorizan es la parte económica, no priorizan la salud”, afirmó y agregó que esa modalidad sería aún más grave en el  interior “porque hay cuarenta o cincuenta kilómetros donde no hay accesibilidad al medicamento  y sobre todo en las periferias”.

“Ahora están instalados en forma racional, cada trescientos metros cada 3 mil habitantes”, sostuvo. Aunque recalcó que la empresa  quiere poner “una sociedad anónima donde no esté involucrado el farmacéutico en la propiedad” y para ese propósito lo que quieren es “modificar la ley y poner una a su medida”, mostró.

A su vez, resaltó que los farmacéuticos son “expertos en farmacología, en elaboración de remedios, en la continuación de los tratamientos” y otras cuestiones relacionados con los medicamentos como la conservación, cuidado y destrucción de los mismos. Mientras que “en la farmacia shopping, el medicamento está metido como algo más, como algo económico”, subrayó.