Mujeres víctimas de violencia obstétrica denuncian a las autoridades del Hospital Municipal de Morón

Mujeres que sufrieron violencia obstétrica en el Hospital Municipal de Morón se vienen movilizando para  denunciar a las autoridades por la negligencia con la que actuó el personal del lugar con cada una de ellas. Este viernes se van a concentrar, una vez más, en horas de la mañana en la puerta del nosocomio del distrito ubicado en la calle Rodolfo Monte 848.

En diálogo con En Tránsito, Karen Pérez, víctima de violencia obstétrica contó cómo fue la situación que le tocó vivir.  Explicó que empezó con un leve sangrado por lo que decidió acudir de inmediato al Hospital local que está a 15 minutos  de su domicilio. Cuando llegó al lugar pidió un camillero para ser trasladada ya que sentía que no podía hacerlo por sus propios medios. Frente a ese pedido le acercaron una silla de rueda para trasladarla hasta la sala de obstetricia. Una vez que llegó al piso correspondiente le pidieron a su marido que se quede afuera y allí dos enfermeras le preguntaron que le había pasado a lo que Karen respondió que tenía un sangrado leve. Las enfermeras le comunicaron que la partera se iba a demorar porque estaba en dos cesáreas pero Karen les recalcó que no podía esperar en esa situación y les pidió enfáticamente  que le avisen a la partera que se trataba de una urgencia. Cuando la enfermera hizo un llamado,  Karen escuchó que decía: “ tengo una mami a término de 37 semanas con ruptura de bolsa”, a lo que Karen corrigió que no estaba con ruptura sino con sangrado. Las enfermeras le pidieron que se traslade a la camilla sola y después de 15 minutos según contó se fueron y la dejaron sola en el lugar.

En ese momento, sostuvo karen,  fue cuando empezó con un sangrado mayor y con mareos. Comenzó a gritar que necesitaba ayuda pero nadie venía. “Pasaron 40 minutos, quise pararme y avisar a mi marido y no pude”, remarcó. Mientras la mujer empeoraba con el malestar apareció la obstetra y le dijo que no le avisaron que ella estaba ahí. Cuando  Karen le contó que estaba con mucho sangrado la obstetra  decidió revisarla  y ahí al bajarse la ropa “era una canilla de sangre”, indicó.

Entonces fue recién cuando  los médicos dijeron: “sale una urgencia”  y empezó la intervención de la mujer. Karen contó que  la llevaron en camilla a  las corridas y mientras tanto iban preparándola, le pusieron suero y la epidural, pero al no poder ella ubicarse de la forma correcta para la inyección,  se dio cuenta que la anestesia “no había agarrado bien”.  Cuando comenzó la intervención quirúrgica para que nazca el bebe, Karen  comenzó a sentir los dolores y tuvo un desmayo, al despertarse la operación estaba terminando. Enseguida la mujer preguntó por su hija pero nadie le decía nada, lo cual hizo que se desespere y recién ahí le dijeron que estaba en neonatología.

Después de un momento le trajeron a su hija  y le dijeron que ella se salvo pero que la bebe tuvo un desprendimiento de placenta y dos vueltas de cordón. Si bien pidió la presencia de algún familiar que la contenga en ese momento se lo negaron y le pidieron devolver la bebe para que pueda ingresar alguien de su familia.  Al ingresar sus familiares y al tener contacto con el cuerpo del niño fue recién cuando se dieron cuenta que estaba muerta ya que nadie les había notificado previamente, relató Karen.

Cuando el obstetra le explicó lo que había pasado con su hija le aclaró que si hubiese llegado 10 minutos antes la nena se hubiese salvado. Siendo que Karen estuvo en el Hospital esperando ser atendida mucho tiempo antes.

Tras esa situación fue que Karen decidió juntarse con otras mamás que pasaron por situaciones similares a la suya y que en algunos  casos les trajo consecuencias en la salud de los  bebes que pudieron nacer.

“Las autoridades en ningún momento dieron una respuesta”, afirmó y agregó que incluso durante la  primer marcha que realizaron en el lugar nadie salió a dar una explicación sino que lo único que recibieron fue  “burlas” y en el caso de uno de los obstetras que  atendió a Karen cuando estuvo internada previamente  en alto riesgo, fue uno de los que se reía y que les arrancó los carteles que pegaron ese día.

Actualmente la fiscalía del distrito es la que tiene  su caso y el de otras mujeres. Karen, sostuvo que  en su momento si bien su marido quería que hicieran una autopsia al cuerpo de la bebe ella se negó porque quería resguardarla, aunque  de otro modo, afirmó que hubiese tenido pruebas más fehacientes para denunciar el hecho.

Mientras tanto, las mujeres continúan con acciones de visibilidad de los diferentes casos y denunciando puntualmente a las autoridades del  Hospital a quien hacen responsable de la violencia sufrida.

Compartí esta nota

Reddit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *