Pese a los cuestionamientos de la oposición, Cambiemos en Morón aprobó su rendición de cuentas

[Por Noemí Romero] En una sesión extraordinaria, el Concejo Deliberante de Morón trató la rendición de cuentas correspondiente al año 2017, presentada por el ejecutivo local que conduce Ramiro Tagliaferro. Con el voto de la presidenta del HCD, Natalían Faravelli, Cambiemos logró aprobar la ejecución presupuestaria.

La jornada, que duró más de seis horas, contó con la participación de todos los bloques. Allí los concejales expusieron sus argumentos respecto a  la ejecución de presupuesto municipal. La oposición coincidió a la hora de  manifestar su disconformidad por el “incumplimiento” del plazo previo de 60 días que los ediles tienen para evaluar la rendición antes de su tratamiento, tal como plantea la Ley Orgánica de las Municipalidades.

Tal como denunció Sandra Yametti, concejala del Gen, “el expediente llegó a la comisión de hacienda hace diez días” y agregó que además en el escrito había una serie de instrucciones burocráticas para poder acceder al informe. Por tal motivo, cuestionó a la autoridad del Concejo Deliberante, Natalín Faravelli. “Señora presidente, fue una carrera de obstáculos con requisitos impensados”. Durante su exposición, en la que finalmente anticipó su voto en contra, recalcó que  tuvieron sólo dieciséis horas, lo que dificultó un análisis exhaustivo del informe.

A su vez, Yametti señaló la irregularidad respecto al acceso el sistema informático RAFAM, instrumento que permite conocer el estado financiero de los municipios. “Pedí en febrero mi clave RAFAM con memo a la Secretaría del Honorable Concejo Deliberante. Lo volví a pedir en marzo. Hoy es 27 de abril  y yo sigo sin tener una clave para poder acceder. No corresponde. Están violando la  resolución 15/16 del Tribunal de Cuentas”, sentenció y agregó que “me gustaría saber por qué esta decisión de no darnos estos sesenta días y por qué no puedo revisar las cuentas. Qué tienen que no pueda ver esas cuentas”.

En otro tramo de su exposición, la concejala denunció que de las órdenes de pago que solicitó, 167 no le fueron otorgadas así como tampoco los documentos de licitaciones. En ese sentido, señaló que “son más de 200 ítems”  que no han podido ser examinados.

Por su parte el concejal Jorge Laviuzza, del Frente Renovador PJ, remarcó que se trata  “una irresponsabilidad más a la que nos tienen acostumbrados” y apuntó hacia la presidenta del HCD. “Debería haber garantizado que todos los concejales puedan tener la herramienta” para cumplir la tarea que los vecinos les dejaron “que es proponer y controlar”.

El concejal Diego Spina, del bloque de Unidad Ciudadana, también se manifestó al respecto. “Nos dijeron desde  contaduría que habían expedientes retenidos”, reveló y agregó que  otros de los expedientes estaban en el palacio municipal pero que no fueron entregados. “Se esconden expedientes que no son menores” y nadie explicó porque ese material faltó, alertó Spina.

En la misma línea, la concejala por la misma fuerza Florencia de Luca, manifestó la falta de coherencia en la acción del Ejecutivo local. “Se han posicionado como los paladines de la transparencia y la lucha contra la corrupción pero generaron todos los mecanismos para  impedir que estos concejales y concejalas podamos hacer el debido control sobre las cuentas municipales”. Además añadió que “cuando una estructura municipal no sólo no cumple con la normativa de acceso a la documentación respaldatoria de la rendición de cuentas y además genera ciertas condiciones para que entorpezca el trabajo de los concejales, lo hace con un solo objetivo que es ocultar algo. Generalmente se oculta aquello que de lo que no se puede dar cuenta”.

Al mismo tiempo, Hernán Sabbatella, edil de Unidad Ciudadana, acusó al oficialismo de ser “ejecutores de un gobierno que comete actos irregulares” y los responsabilizó por no poder ejercer su  deber por la falta de documentación. “El tiempo no alcanzó para ver sólo algunas cuestiones. Seguramente lo que les preocupaba es que podamos detectar mucha más irregularidades” y remarcó que  “el gobierno local tiene la obligación de garantizarle al conjunto  de los concejales las herramientas para poder ejercer lo que la Ley Orgánica de las Municipalidades  obliga que  es ejercer  un contralor de los actos de gobierno”.

Cuentas poco claras…

Los distintos bloques de la aposición se detuvieron en algunos puntos de la rendición como vivienda, educación, salud y políticas de género. En cuanto a la vivienda, el concejal Jorge Laviuzza, señaló que en relación al  Programa de Viviendas Sociales  se efectuaron  recortes, tal es el caso del Programa de Mejoramiento de Viviendas de Obras e Infraestructura del barrio Belgrano  que “contaba con un crédito aprobado de 9 millones. Sin embargo, ese monto sufrió  un ajuste de 6 millones, del cual solo se ejecutó un millón”.  Laviuzza se refirió también al Programa de Mejoramiento del barrio Presidente Sarmiento. “El programa  tenía un crédito aprobado de 9 millones y sufrió una rebaja del 67%” y sumó el caso del Programa de Mejoramiento del Barrio Carlos Gardel que  “de los 3 millones que tenía presupuestado se redujo un 85 por ciento”.

Respecto a lo presupuestado para el área de salud, Laviuzza indicó que  para “la Secretaría de Salud se presupuestaron 798 millones doscientos ocho mil pesos”, pero hubo una reducción de 109 millones. El concejal recordó que el año pasado participó de reuniones en la comisión de salud con los médicos del Hospital Municipal, ocasión en la que le  habían manifestado que  “no tenían insumos”.

Por su parte, la concejala Florencia De Luca observó  “una subejecución de partidas” en áreas consideradas  “muy sensibles”. En ese orden, afirmó que “la ejecución de solo el 26% de lo proyectado para la construcción, mantenimiento y mejoramiento de viviendas en las zonas más pobres  del partido,  habla del perfil de la gestión del Intendente Tagliaferro”, al igual que lo hace “los 100 millones de pesos menos que se ejecutaron en el área de salud. Cuanto más necesita el pueblo del Estado ustedes recortan en salud y viviendas”, evidenció.

“Dijeron que iban a continuar con la segunda y tercera etapa de la obra del  Hospital y para eso había destinado 185 millones de pesos de los cuales nos destinaron nada”, señaló De Luca. Así como de “más de 50 millones de pesos destinados para el SAME”, se ejecutó “solo el  30%”.

Al respecto, el oficialismo no tardó en contestar. El concejal Ugartemendía,  justificó que en el caso de  las obras del Hospital del distrito “se esperaba al inicio de la gestión conseguir la financiación”, pero que como  esto no sucedió se “tuvieron  los ajustes en su momento como correspondía”.

En cuanto a las áreas sociales, la concejala Yametti observó ciertas modificaciones. Por ejemplo mostró un “13% menos de ejecución de lo previsto en el presupuesto para áreas de políticas para personas con necesidades especiales”.

La concejal aclaró que se trata de áreas “que de por sí tenían presupuestos acotados” cuando se trataron en la planificación de 2017 y que, luego de su análisis, observó que  “fueron reducidos”. En ese sentido, remarcó que esto “es toda una concepción de cuáles son las políticas que deciden hacer”.

Algunas de los cambios que puntualizó  abarcan al área de Promoción para Políticas de Niñez y Juventud en la que “no se ejecutó un 19%” de lo presupuestado. Además  advirtió  que “hay programas desfinanciados” como el caso del Plan integral para la Promoción del Empleo Más y Mejor Trabajo, “ese plan fue vaciado por Nación”, afirmó.  Se refirió también al  Programa Responsabilidad Social Compartida Envión, sobre el cual expresó que “desde el ejecutivo de Morón se tomó la decisión  de no devengar el 45% de los recursos que la gobernación giro para ese programa”. Otro de los que mencionó fue  el Programa  Operadores de Calle que contaba con un crédito disponible  “que superaba el millón de pesos y que también fue subejecutado en un  68 por ciento menos del monto disponible”.  Lo mismo sucedió con el Centro de Día en el que  “solo se usó el 51 por ciento de los fondos percibidos”, indicó y agregó que en cuanto a La Casa de Abrigo,  “de un monto percibido de un 1 millón 600 mil no se utilizó nada”.

Los concejales evidenciaron también gastos excesivos en insumos para el área de seguridad, así como en servicios de publicidad a través de proveedores con costos onerosos. En algunos casos se cuestionó la contratación de proveedores de otros distritos lejanos en detrimento de los locales. Por otra parte,  el concejal Laviuzza denunció el manejo de una “caja chica” entregada a los funcionarios de gobierno con gastos corrientes poco claros.

Sin inmutarse, el oficialismo retrucó las acusaciones. La concejala de Cambiemos Analía Zapulla defendió la gestión de Tagliaferro. “Tenemos la  tranquilidad porque quien tiene que revisar la legalidad de  nuestros actos no nos cuestiona”, en referencia al Tribunal de Cuentas. Rápidamente, la concejala Yametti le recordó que ya en relación al presupuesto 2016 el organismo recibió una observación que lo obligó a desembolsar una multa.

Compartí esta nota

Reddit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *