“Se armó una causa para evitar que la marcha por Santiago Maldonado gane el centro de la escena”

Así lo expresó al aire de En Otras Palabras Ismael Jalil, integrante de la Coordinadora contra la represión policial e institucional (CORREPI) y uno de lxs abogadxs que acompañó a los 31 detenidxs durante la feroz represión policial luego de la marcha para pedir la aparición con vida de Santiago Maldonado.

Luego de estar 55 horas detenidos, y gracias a la movilización popular, 30 de lxs detenidxs fueron liberados esta madrugada, a pesar de que el  juez Martínez de Giorgi firmó su excarcelación por la tarde del domingo.

Jalil expresó que se trató de “31 personas que no han tenido nada que ver con los incidentes, que estaban en el lugar, pero que no son los promotores de los incidentes, que es concretamente la causa armada en relación a ellos”. En ese sentido, afirmó que “la causa se armó necesariamente por una cuestión de corrimiento del eje central de discusión que era evitar que una masiva y pacífica marcha que reclama la aparición con vida de Santiago Maldonado gane el centro de la escena y exponga a los responsables de esa desaparición. Los incidentes les vinieron como anillo al dedo”.

 

Además, el abogado de CORREPI comentó que desde la coordinadora denunciaron “el caso de Maggi, uno de los detenidos, que relata que cuando subidos al camión para ser trasladados a la 12, una mujer policía les dijo claramente ‘mejor que me pasen los nombres y se callen, porque sino ustedes serán los próximos desaparecidos’. Para Jalil,  “esto da una idea del grado de impunidad y cómo están de cebados que a la hora de plantear el verdugeo, no reparan en decir las barbaridades que dicen en semejante contexto”.

 

En cuanto al situación procesal de las personas que estuvieron detenidas, a quien se las acusa de intimidación pública, atentado y resistencia a la autoridad, el turco Jalil explicó que “la causa queda abierta hasta que el juez decida. Creemos que van a corresponder dos cosas, por un lado, la falta de mérito, el juez podrá llegar a decir que con lo que tiene no le alcanza ni para procesar ni para sobreseer; o bien, el sobreseimiento. Lo que estamos seguros que nunca va a ocurrir, es que haya un procesamiento, porque está muy lejos de la realidad. Lo que escribió la policía es decididamente un hecho típico de causa armada”.

 

Entre lxs detenidxs hubo un turista que pasaba por la zona, un docente que ya se encontraban lejos del lugar de los incidentes, fotográfxs y comunicadores de medios populares. En diálogo con En Otras Palabras (lun a vier de 9 a 12hs), Cristóbal Navarro, integrante de la cooperativa DTL! Comunicación Popular, compañero de dos periodistas detenidos, explicó que “Ezequiel Medone y Juan Pablo Mourenza son comunicadores populares de la Red Nacional de Medios Alternativos. Fueron a cubrir la marcha, y cuando se está desconcentrado, se empezó a desatar la razzia habitual que vienen haciendo, y ellos comienzan a registrar eso. Muy evidentemente la policía tenía dos objetivos, agarrar gente suelta que andaba dando vueltas y a todo el mundo que estuviera registrando y haciendo prensa. De hecho, Ezequiel estaba transmitiendo en vivo y en las imágenes que él toma de su propia detención, se escucha que la policía dice ‘agarralo a ese que tiene una cámara'”.

Compartí esta nota

Reddit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *