Se realizará la tercera Marcha Nacional contra el gatillo fácil 

La marcha nacional contra el gatillo fácil, convocada por organizaciones y familiares de víctimas de violencia institucional, será el próximo lunes 28 a partir de las 17hs, y recorrerá desde el Congreso hasta Plaza de Mayo.

La movilización, que se realizará por tercer año consecutivo, busca visibilizar que actualmente, un pibe es asesinado cada 25 horas y que desde la vuelta de la democracia, hay registrados más de 5000 casos de muerte por gatillo fácil, de las que el Estado es responsable. Además, en particular, repudiarán la absolución de los asesinos de Omar Cigarán, Kiki Lezcano y Ezequiel Blanco.

En diálogo con En Otras Palabras (lun a vier de 9 a 12hs), Luis Gauna, integrante de CORREPI Zona Oeste, explicó que “estas marchas comenzaron a realizarse en el año 2015, organizadas por organizaciones antirrepresivas y familiares de víctimas de la represión estatal. La intención de la marcha es visibilizar una problemática que los medios muestras como el resultado de los planes de seguridad de los distintos gobiernos desde el 83 hasta acá, como el gatillo fácil, las detenciones arbitrarias, asesinatos en comisarías, la tortura y el hostigamiento a lxs pibxs. Estas, “son diferentes estrategias que se derivan del plan sistemático del gobierno nacional, hoy en día de Mauricio Macri, y que nos está costando la muerte de un pibe cada 25 horas“, explicó Luis.

 

 

Otra de las consignas que atravesará la marcha es no a la baja de la edad de imputabilidad, en respuesta a distintos funcionarios del gobierno que declararon intenciones de impulsar el proyecto.

En ese sentido, el integrante de la CORREPI expresó que “parecería que cuando un crimen es cometido por un pibe, empiezan los discursos demagógicos diciendo que lxs pibxs están descontrolados, que nunca pagan por sus crímenes, que son la carne de cañón utilizada por los grandes grupos del crimen para manejarse con impunidad. La verdad es que cuando un pibe que comete un crimen, lo único que cambia es que lo atiende un juez de menores y pasa un instituto de menores, para que después termine en un penal común, y no deja de pasar por todas las cuestiones que pasan las personas mayores”. Además, consideró que “se trata de hacer una generalización donde el menor es el mayor peligro, como si no fuera el resultado de las diferentes políticas económicas y marginación”.

Compartí esta nota

Reddit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *