Serendipias Capítulo #10: Difusión de escritorxs independientes


Lxs escritorxs 
no sólo habitan ferias literarias
y anaqueles polvorientos.
También están en la calle,
en las plazas,
en los colectivos
y en los almacenes
de algunos barrios.
Trabajan, ríen,
marchan, buscan;
y en algunas ocasiones
afortunadas
podés encontrarlxs

 

[Una colaboración de Judith Bellucci]

Capítulo #10
Juan José Relmucao. 26 años. Oriundo de Luis Guillón, Buenos Aires.

 

Ilustración: Severi

ESTE ES JUAN,
o así lo vemos nosotrxs.

Nació en Ezeiza y se crió en Luis Guillón. Define su barrio como: tranquilidad y libertad. “No creo que no haya persona que no extrañe su infancia habiendo crecido ahí: esa mezcla entre no estar en la ciudad pero tampoco estar en el campo abre un gris en el cual si te gusta la calle la podés aprovechar”.

A los cinco años leía una-y-otra-vez un libro que tenía un unicornio en la tapa, no recuerda de que se trataba.Escribió sus primero poemas alrededor de los ocho años completando los libros azules de la revista Anteojito. “Era como una necesidad y a la vez un ejercicio, como correr”.

Le gustan las palabras que tiene eco-sensorial y “que te ubican en un espacio de quehacer”, como remache o tabique.

 

¿Cuál es la palabra que más odiás?
Diálogo.

Este año se siente particularmente-más-raro pero en general se daría un 4en una escala del 1 al 10. “Me considero una persona bastante normal, no-me-cabe-malflashear”.

Vive su laburo como un intercambio, “no me siento un engranaje de la gran máquina”. Le gusta desayunar frutas. Opina que las paltas cumplen lo que prometen.

¿Sabés algo que Google no sepa?
Un montón de cosas. Google-no-tiene-barrio, es como San Lorenzo.

 Si pudiera adquirir un súper-poder-cotidiano elegiría el orden. Tiene la capacidad de hacer muchas tareas a la vez. Nunca escribió bajo el efecto de ninguna droga (legal o ilegal). Se identifica con el hornero.

Su signo zodiacal es aries y es mono-lunar-azul en el tzolkin maya. El último libro que leyó es “Crónica de un iniciado” de Abelardo Castillo.

De la ciudad le atrae el anonimato y saber que -aunque esté en su casa- afuera constantemente pasan cosas “es una sensación parecida a la dela gente a la que le gusta estar con la tele de fondo”.

 

¿Podés identificar la palabra que más se repite en tus textos?
Probablemente “dice”. Además decir es lindo, es como toser, tiene una naturalidad y una inconsciencia que está bueno plasmar.  

Su ídolo en la infancia era Batistuta.Si lo obligaran a escribir un libro con otrx escritor/a eligiría a César Aira“para tenerlo ahí, saber que existe” o a Federico Andahazi“para matarlo mientras escribimos”.

Compartiría un apocalipsis-zombie con sus amigxs de siempre: “aportaría 90kg de locura y energía”.

Una vez soñó que lo partía un rayo pero sobrevivía.  Actualmente tiene“muchos sueños extraños: vívidos y raros”. Cree que astrológicamente está destinado a morir el año próximo.

¿Cómo te gustaría morir?
Tranquilo.

 Si pudiera volver a una época histórica volvería a 1820 para matar a Rivadavia o al regreso de la democracia: “se debe haber sentido bien para lxs pibes”.

Comparte lo que escribe vía Facebook.Si pudiera elegir sólo tres gustos de helado –y que el resto desapareciesen- elegiría: banana-split, chocolate y frutilla.


¿Qué otras formas de arte ejercés?
Vivo del periodismo, eso-es-un-arte.

 Se iría de campamento con Ricardo Mollo “porque es un tipo agradable y hay que poder soportar a la persona con la te vas de campamento”. Con Mollo también haría un flete y cualquier otra tarea que requiera trabajo manual.

Definiría al amor como un marco en el que unx vive. “El miedo también es un marco pero es más ajeno, a través del miedo desconocés y a través del amor conocés”.Cree que el arte es una manera de transformar y  una aproximación filosófica a la esencia de las cosas.

¿Si pudieras definir a la escritura en tres palabras?
Paremos-un-poco.

 

  • Algo de lo que escribe

    Estas grúas que saludan mi paso mientras duermo me dicen
    que tengo que querer más
    el río tabicado en las ventanas del colectivo me dice
    que tengo que querer más
    la luz gris silenciosa del domingo 7AM me dice
    que tengo que querer más
    la lluvia cómo una sábana sobre Dock Sud me dice
    que tengo que querer más
    la palabra “prisionera” en boca de mi vieja me dice
    que tengo que querer más
    su gesto de taparse la cara para llorar me dice
    que tengo que querer más
    mi gesto de taparme la cara para reír me dice
    que tengo que querer más
    La Luna en Leo la noche en que naciste me dice
    cuánto te esperaba tu mamá, cómo de bien
    te queda el rojo para toda la vida
    y qué tan zigzag es el mundo
    para que en una hora o menos
    aprendiera que siempre
    algo viene a decirme
    “queré todo
    más”.

  • Data extra
    -considera al boxeo un arte y va a empezar a ejercerlo
    -cree que hay nombres que presagian identidades: Leonardo Da Vinci, Salvador Bilardo, Diego Armando Maradona
    -le gusta mucho su nombre
    -disfruta recordar los momentos compartidos con su abuela
    -si va a la verdulería lo primero que compra son manzanas
    -compraría el título de abogado para que le digan “doctor”
  • Para contactarte con él y seguir leyéndolo
    Escríbile a: Juan José Remulcao (Facebook-World)

Compartí esta nota

Reddit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *