Silencio en el Hospital: denuncian violencia obstétrica en Morón

Son varios los casos de violencia obstétrica que se registraron en el Hospital Municipal de Morón. Un grupo de mujeres que la sufrieron en carne propia decidieron organizarse y reclamarles a las autoridades que se hagan responsables por los graves problemas de salud que eso trajo para sus hijas e hijos.

El viernes pasado, con bombos y carteles, se reunieron frente al Hospital para denunciar la violencia, la negligencia y la mala praxis que sufrieron allí. Su reclamo es puntual: que lxs profesionales que las violentaron no sigan atendiendo.

Pero la única respuesta de los directivos del Hospital ante su pedido de justicia fueron puertas cerradas. Samantha, una de las víctimas de violencia obstétrica, le contó a En Tránsito que la semana pasada se manifestaron dentro del Hospital y las autoridades “se encerraron en Dirección con la puerta custodiada por la policía“.

Esta es una modalidad que se repite.  Mientras realizaban el corte, se presentó un patrullero de la Policía Bonaerense que les pidió los datos a las manifestantes. La presencia policial no les sorprendió, ya que, según le explicó a este medio Karen Pérez, otra de las víctimas, en la marcha anterior las estaban esperando con “gendarmería, defensa civil y muchos policías, por lo que no pudimos hacerla”.

En aquella oportunidad también se encontraron con otras reacciones violentas, “el obstetra de alto riesgo que me atendió a mí”, contaba Karen, “nos arrancó los carteles y nos gritaba cosas, nos decía que por algo nos pasa lo que nos pasó”.

“Estamos pidiendo justicia por el caso de Luciana, que la dejaron a la mamá sola con pérdidas, el caso de Gabriel, que está con parálisis branqueal obstétrica por no haberle hecho una cesárea; Alma, que está en internación domiciliaria, por Benicio que tiene parálisis cerebral y problemas motrices y por Karen que le mataron a su bebé”, expresó Samantha.

Hace seis meses, Karen Pérez llegó al Hospital de Morón con un leve sangrado. Allí, las enfermeras la dejaron esperando sola argumentando que las parteras estaban ocupadas, a pesar de que ella les repetía que no podía esperar. En ese momento, Karen comenzó con un sangrado mucho mayor. Luego de 40 minutos, vino la obstetra a revisarla y finalmente la atendieron como urgencia. Cuando despertó de la cesárea, le dijeron que su hija tuvo un desprendimiento de placenta y dos vueltas de cordón, y que si hubiera llegado al Hospital 10 minutos antes su hija Giuliana se hubiera salvado. Pero Karen estuvo esperando que la atendieran durante casi una hora.

Hay muchos casos más que salieron a la luz a partir de compartir mi historia“, afirmó Karen. Las mujeres realizaron la denuncia y varios de los casos ya se encuentran en la Fiscalía N°2 de Morón. En el caso de Karen, la fiscalía secuestró el jueves su historia clínica -que, según denunció, estaba alterada- y buscará avanzar en establecer las responsabilidades en la muerte de su hija Giuliana, aunque le advirtieron que podría tardar hasta un año.

Laura es otra de las mujeres que sufrió malos tratos por parte del personal médico. Ingresó al Hospital dos horas antes de su turno programado para el parto, porque tenía contracciones muy fuertes. La hicieron esperar, le dijeron que no llore, echaron a su marido de la sala parto y cuando comenzó a pujar, su hija Alma quedó trabada. La sacaron con un hombro quebrado y asfixiada. Debido a esto, Alma se encuentra en coma desde noviembre del año pasado.

A partir de que su caso se hizo público, Laura pudo acceder a una reunión con el Intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro y Hernán Galimberti, el secretario de salud, donde les pidió que se hagan cargo de las reformas necesarias para que su hija pueda estar en internación domiciliaria. Esta mañana Laura no pudo estar en la movilización, ya que recién hoy pudo llevar a su hija a su casa. Aunque, según explicaban Karen y Samantha, el respirador que le otorgaron para Alma, no es el adecuado.

Compartí esta nota

Reddit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *