Vecinos bloquearon la entrada de una empresa denunciada por contaminación en la Matanza

Vecinos del km 44 de Virrey del Pino,cortaron este lunes la entrada de la empresa Parex Klaukol por un reclamo que viene desde hace años  acerca de la contaminación por tierra, agua pero sobre todo por aire, que provoca en el barrio la multinacional.

Existe una causa judicial en curso impulsada por los vecinos que está a punto de cumplir diez años. Actualmente la misma se encuentra a cargo de un Juzgado Federal y pasó a instancias de la Corte Suprema bajo la competencia de la Jueza Elena Inés Highton de Nolasco, pero el alto tribunal aún no está en condiciones de fallar.

Según se pudo conocer alrededor de 100 vecinos fallecieron en este último tiempo desde que se encuentra la empresa en el lugar por casos de contaminación que afectó la salud de los mismos.

En diálogo con En Tránsito, Susana Aranda, vecina del lugar y una de las impulsoras del reclamo, se refirió a la contaminación que los afecta. “El aire está contaminado con metales pesados como zinc, cromo, manganeso”, señaló en relación a los compuestos que la empresa lanza al aire y que respiran los vecinos debido a que “no tienen un filtro”. El panorama es aún más grave si se tiene en cuenta que la tolva por donde emanan esos componentes  tóxicos se encuentra “arriba de las casas”.

Susana, destacó que hace diez años los vecinos empezaron a averiguar y se encontraron  con que  el material que arroja la empresa “es veneno,  es mortal y que está prohibido”. Se trata de información  respaldada “por análisis de la OPDS y Acumar”. Aunque Aranda, señaló que de fondo existe un problema vinculado al “poder económico y político”.

 “El Municipio, la empresa y los organismos lo que quieren es callarnos la boca y darnos las espalda. Ya pasaron diez años y no se tomó una sola medida”, indicó Aranda y agregó que “el Municipio directamente niega y dice que nuestro reclamo es por el agua cuando es por contaminación del aire por metales pesados”.

 Por su parte, la vecina del lugar,  expresó su descontento ante la falta de respuestas. “Estamos hartos de esperar una solución que parece que nunca va a llegar”, sostuvo e insistió con  la permanencia en el lugar para evitar que ingresen los materiales e impedir el funcionamiento de la empresa.

Por último, mostró el grado de preocupación que tienen los vecinos puesto que ya agotaron todas las instancias donde acudir, mientras tanto, familias enteras se pierden a causa de la problemática. Es por eso que remarcó que se trata de una cuestión “de vida o muerte”.

Compartí esta nota

Reddit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *