El Ministro de Economía, Martín Guzmán, anunció esta semana el acuerdo con tres de los bonistas más importantes que permitirá apoyar la propuesta de reestructuración de deuda de la Argentina.

Al aire de En Tránsito, la economista Clara Razu, se refirió a la negociación. “La firma del acuerdo va a ser el 24 de agosto porque obviamente faltan el resto de los acreedores para acordar”, pero “lógicamente  al estar de acuerdo los fondos más duros como, Ad Hoc, Exchange y Pacific Investments Management (PIMCO), el resto no cabe duda que va a acoplarse al acuerdo”, señaló y agregó que “ahora sigue el acuerdo con los bonistas bajo legislación nacional y luego con el Fondo Monetario Internacional”.

A su vez, la economista destacó la importancia del acuerdo para el desarrollo productivo del país. “Si no arreglábamos este lío los que se iban a perjudicar más que nada son las empresas que importan insumos que no podrían importar y ahí tendríamos un problema de crecimiento”, explicó.

Por otra parte, mencionó las implicancias del acuerdo. “El ahorro financiero en los próximos cinco años va a ser de 37 mil quinientos millones de dólares. En total son 42 mil quinientos millones de dólares lo que va a ser el ahorro hasta el 2038 de los intereses que Argentina tenía que desembolsar”, indicó. Además detalló que se extendieron los plazos que debían hacerse efectivos en breve y que ahora “el primer desembolso va a ser 2025”.

Para la economista, esos cinco años con los que cuenta la Argentina junto con el monto de ahorro tras la negociación son beneficiosos para el país.  El ahorro “puede volcarse en el mercado interno a través del gasto público. Cuando volcás todo ese dinero en el mercado interno aumenta la producción y el empleo a través de lo que es el multiplicador“.

Se trata de una deuda que se vio incrementada a partir de las políticas macristas. En ese sentido, Razu dijo que “es cierto que vamos a pagar 150 mil millones que nos endeudó el macrismo y que se fugaron. Pero paralelamente en la AFIP se inició un proceso de investigación acerca de quiénes son los beneficiarios finales de las ganancias de las empresas, esa investigación en cuanto a la compra de divisas va a  identificar quienes fueron los beneficiarios de la fuga”, señaló.