En las horas que lleva la discusión en el Senado Nacional, se escucharon múltiples y diversos argumentos que trascienden lo partidario, así Gladys Gonzalez, de Juntos por el cambio, se mostró a favor desde su formación católica:

Fui a un colegio religioso en mi primaria y en mi secundaria, me bautizaron, tomé la comunión y la confirmación. Cuando vine a estudiar a Buenos Aires viví tres años en pensionados de religiosas y solía además frecuentar un centro del Opus Dei (…). Un debate muy difícil para mí, para esta persona con esta historia religiosa que acabo de mencionarles. (…) El 8 de agosto de 2018 estaba embarazada de 9 semanas. Tengo 3 hijos y deseaba tener un cuarto hijo con todo mi corazón. Antes, durante y después de ese debate, recibimos insultos, amenazas. El 10 de agosto de 2018, dos días después de aquella votación perdí ese embarazo y por un instante pensé que dios me había castigado por haber votado a favor de la legalización del aborto. (…) Refugiada en la oración y con mucho dolor, no sólo entendí que tenía 45 años y  mis óvulos eran demasiado débiles para volver a concebir, sino que entendí fundamentalmente que el dios en el que creo no es un dios que castiga, es un dios que ama, que es amor, que es compasión, que es esperanza. ¿Ustedes realmente creen que es cristiano condenar a las mujeres que deciden interrumpir un embarazo? Yo no lo creo, no quiero hacerlo, no quiero criminalizar a las mujeres. 

La senadora Ana Claudia Almirón  del Frente de Todxs por la provincia de Corrientes manifestó que en vísperas del 2021 el tema dejó de ser tabú para hablarse en todos lados, en defensa del proyecto, explicó su posición a partir de lo que se vive en Corrientes:

Mi provincia que es provida no tiene protocolo de ILE propio no adhirió al nacional, ni siquiera estableció uno propio.  En septiembre de este año conocimos el caso de una niña que fue violada por su padrastro a los diez años y fue madre a los 11 años. En mi provincia tampoco ¿y qué paradoja no? Los adolescentes de 16 años no están capacitados para elegir a sus gobernantes pero sí pueden ser madre a los 11 años. Esa es la realidad de mi provincia. A esa niña la despojaron de su infancia y la obligaron a gestar un embarazo. (…) Tristemente tengo que decir que estos casos en mi provincia son tantos que hasta ya se ha naturalizado, sin implementación de ESI (Educación Sexual Integral), sin la provisión de anticonceptivos y sin protocolo de ILE las gurisas correntinas son obligadas a parir a los 10, 11, 12 años. Además, Almirón citó a Pino Solanas: “eso es lisa y llanamente la idea de la mujer incubadora”. 

Por su parte, Stella Maris Olalla, de la UCR por la provincia de Entre Ríos de quién se desconocía su posición, esgrimió:

Considerando que es una ley por cuestiones de salud pública, que estamos tratando de reducir las muertes y las consecuencias gravísimas de las mujeres que, como todos hemos mencionado hoy, acuden en la clandestinidad que es absolutamente insegura para resolver el problema de embarazos no deseados. Sin embargo ese mismo Estado que debió desarrollar con mayor fortaleza la ESI, ese mismo Estado penaliza a las mujeres en este tipo de situaciones

Lucila Crexell, neuquina por Interbloque Federal, de quién también se ignoraba su posición ya que en 2018 se abstuvo, definió su voto favorable: 

No cambié mis creencias personales, no cambié mi modo de pensar respecto de lo que creo sobre el aborto. Cambié el enfoque sobre el cual entiendo debe ser abordado. No se trata de feminismo o religión. El aborto clandestino es una causa silenciosa que mata, lastima y escribe historias muy tristes de nuestro país que muchos todavía se niegan a ver. 

En el recinto también se pidió desdramatizar y poner justicia en una situación donde no la hay, el pedido fue realizado por la senadora de la provincia de Chaco por el Frente de Todxs, María Inés Pellati Vergara:

Ciertos sectores de la sociedad han dramatizado demasiado el tema y por eso mismo yo creo que tenemos que desdramatizar el aborto y desdramatizar la maternidad. Porque si bien es cierto que ser madres es una de las mejores maravillas que nos pueden pasar en la vida, también es cierto que debemos elegir cuándo, cómo y con quién maternar. No se puede aceptar bajo ningún punto de vista en el siglo XXI que tengan que ser los poderes fácticos o los poderes de las iglesias católicas o evangélicas, el patriarcado o el liberalismo, los que nos tengan que decir cómo, cuándo y con quién. 

Daniel Lovera, otro de lxs integrantes de Todxs que acompañan el proyecto, por La Pampa, además de reconocer el trabajo de las mujeres y organizaciones que pusieron el cuerpo a lo largo de décadas para alcanzar este derecho, expresó:

Nos eligieron para que legislemos en pos de mejorar la vida de las y los argentinos. (…) Hoy, tenemos la oportunidad para demostrar que estamos a la altura de nuestro tiempo y tenemos dos opciones, podemos continuar negando hipócritamente la realidad que viven miles y miles de mujeres en la Argentina y la otra es poder garantizar la igualdad de oportunidades y el pleno goce de sus derechos, la autonomía, la libertad y sobre todo la vida digna. 

Jorge Taiana fue el expositor número 42 por la provincia de Buenos Aires del Frente de Todxs, el senador realizó un recorrido por las diferentes conquistas de derechos de las mujeres en la legislación argentina mencionando a la equiparación para los derechos civiles, el derecho del voto femenino, el derecho a la patria potestad compartida, el divorcio vincular, la ley de cupo femenino, la ley de Educación Sexual Integral, entre otras normativas:

La humanidad ha recorrido un largo camino en el reconocimiento de derechos esenciales, aquellos referidos a la vida, a la dignidad, la libertad y la igualdad. La legislación ha evolucionado tomando nota de esas nuevas realidades y de esas nuevas demandas de la sociedad (…) En esta jornada, además de visibilizar y darle marco legal a algo que ya sucede que es el aborto clandestino, estamos tratando también la ley de los 1000 días que brindará cobertura integral de salud, durante el embarazo y la primera infancia durante los primeros 3 años. Estamos hablando de salud pública y de justicia social y de un Estado presente y garante de esos derechos. 

Además de las diferentes exposiciones favorables, María Belén Tapia, Alfredo De Angeli y María Clara Tapia fueron algunos de los senadores que representaron a la oposición al proyecto. Tapia, de la UCR por la provincia de Santa Cruz, cerró su discurso citando a la biblia: 

Bendición si valoramos la vida, maldición si escogemos matar inocentes, no lo digo yo, lo dice la biblia por la que juré, por lo tanto, les ruego a todos ustedes que aman vivir que escojan la bendición para nuestra nación y futuro de los argentinos: que no sea ley. 

Y, al igual que De Angelli, consideró que no era momento para dar tratamiento. María Clara Vega, del PRO por La Rioja, se manifestó como defensora de los derechos de las mujeres pero votará en contra:

Les digo que soy y seré siempre una defensora de ello y que no considero que el aborto legal y gratuito sea la última etapa porque la verdadera pelea que debemos dar las mujeres es lograr la igualdad en los espacios de poder, en los lugares de toma de decisión. Tenemos que luchar para que haya más gobernadoras, más alcaldesas, más ministras y no que, esa foto que vemos por ahí en las grandes cumbres internacionales, que está plagada de varones, se repita en cada uno de los niveles de gobierno de nuestro país. Yo considero que esa es la verdadera pelea que debemos llevar adelante las mujeres.

Si bien se estima que la votación se realizará alrededor de las 4 de la mañana, la posición de lxs senadorxs al momento, muestra una tendencia favorable a la sanción del proyecto y legalización del aborto en la Argentina. 

Podés seguir la cobertura de todo lo que pasa en el Senado y en los alrededores en nuestras redes: Facebook, Twitter e Instagram.