El próximo jueves 9 de septiembre la periodista feminista Luciana Peker y el filósofo Dario Sztajnszrajber se presentarán en el Teatro Gran Ituzaingó con su espectáculo “Deconstruir el Amor: la paja, el te amo y el garche”. 

Peker pasó por el aire de Todo Otra Vez (por FM En Tránsito) y charló sobre algunos de los puntos centrales y necesarios para desarmar la idea de amor actual. “Es imposible no construir un amor mejor si no de-construimos los prejuicios, algo tan básico como el derecho a disfrutar de las mujeres lo tenemos que disputar a diario”, expresó.

“Deconstruir el amor” se trata de un show que busca generar un clima intimista de conversación sobre distintos tópicos relacionados a los vínculos y relaciones que construimos entre las personas. En ese sentido, Peker explicó que “la apuesta con Darío es a poder conversar, es indudable que el amor en términos conservadores hoy es insostenible pero la idea no es que no haya amor, sino reconstruir el lazo amoroso”. Para la periodista, reconstruir ese lazo implica necesariamente la posibilidad de diálogo. Es muy fácil llegar a hacer “match” y es muy fácil llegar a bloquearse pero lo difícil es el diálogo y la construcción”.

El amor hoy es un lugar que está en jaque

En ese punto tambaleante llenos de cambios y nuevas concepciones en que se encuentra el amor, Luciana encuentra que “hasta las personas que tienen relaciones más clásicas o más conservadores están buscando una vuelta para no sentirse asfixiadas”. Algo tuvo que ver en eso la pandemia, que “los sobrepasó, desgastó las parejas y para otras personas que están solas generó un agujero que puso mucho más el foco sobre esas soledades”. Encontrar, en la charla junto a Darío la complicidad de poder hablar de esto, “para mí es muy abrasador”, remarcó.

La pelea por la igualdad de géneros no puede dejarse afuera de este diagnóstico del amor. “Le dejamos algo mejor a nuestras hijas”, considera Luciana, “hoy hay mucha menos represión sobre el goce de la sexualidad, tanto en las escuelas como en la crianza de niñes y adolescentes”. Con el movimiento feminista “todo lo que logramos es increíble y todavía quedan cosas por hacer”, concluyó.