Deportivo Morón perdió por 2 a 0 ante Tristán Suárez como visitante el domingo y confirmó un presente irregular más allá de estar prendido en la zona B.

El cuadro del Oeste se ubica en la cuarta posición con 30 unidades, a seis puntos del líder Atlético Güemes. Hasta el momento, el Gallo ganó nueve encuentros, empató tres y perdió ocho, números que grafican la irregularidad de un equipo que, si bien suele hacer buenos partidos, regala mucho y pierde puntos ante rivales “accesibles”.

Después de un comienzo complicado en el certamen, los dirigidos por Lucas Bovaglio supieron reponerse y treparon en la tabla de posiciones. Ahora, el objetivo estará puesto en recuperar la confianza para poder seguir soñando con el ascenso a Liga Profesional. Un sueño difícil pero no imposible.

A falta de 13 fechas para el cierre de la Primera Nacional, Morón deberá rescatar la mayor cantidad de puntos para consolidarse dentro de los primeros puestos de su zona. El próximo sábado a las 15 tendrá un mano a mano durísimo de local ante Gimnasia de Jujuy, que suma 29 unidades y es su principal perseguidor en la tabla.