Este miércoles desde las 11, se debate en la Cámara de Diputados la prórroga de las asignaciones específicas que financian la cultura nacional. En paralelo, habrá concentraciones en las afueras del Congreso para exigir la aprobación.

En 2017 el macrismo sancionó la ley 27.432. La norma modifica tres regulaciones que establecen impuestos cuya recaudación se implementa en parte en distintos fondos de fomento para el sector cultural. Según la ley, estas asignaciones solo tienen vigencia hasta el 31 de diciembre de 2022. Es decir, de no ser modificada, el Instituto del Teatro, el Instituto de la Música, las Bibliotecas Populares, el INCAA, los canales de TV y radios comunitarias se quedarían sin ese apoyo fundamental.

En ese marco, el oficialismo llamó a una sesión para tratar el proyecto del diputado Pablo Carro para extender los fondos. El sondeo previo arrojó que tendrían 134 de los 129 votos necesarios para la aprobación. De pasar la instancia de Diputados, el proyecto girará al Senado.

Ignacio Ascua, delegado de ATE en el INCAA e integrante de Unidos por la Cultura, manifestó al aire de “Hormigas en la Cocina” (Lu a vie de 13 a 15 por En Tránsito) que “decimos que la cultura están alerta porque mañana se realiza la votación del proyecto de ley”.

Les pedimos a los diputados que legislen en base al compromiso que han hecho con el sector audiovisual

Si bien el proyecto plantea la extensión por 50 años, las organizaciones afirman que los fondos no deberían tener caducidad. “Entendemos de que esto es un primer paso. Cincuenta años es el mínimo para tener una previsibilidad sobre el fomento sobre la producción audiovisual”, aclaró Ascua.

Las movilizaciones para exigir la extensión vienen desde principios de año. En ese sentido, Ascua asegura que fue un aspecto “clave” para que se trate el proyecto. “Hubo un debate por la cantidad de años, pero si el proyecto llega al recinto es para que se apruebe”, finalizó.