Este jueves 4 de abril, la Ciudad de Buenos Aires estuvo atravesada por movilizaciones de diversos gremios y movimientos sociales. La CGT concentró en Plaza Once y marchó hasta Av. de Mayo y 9 de Julio; el movimiento 21F (que agrupa a Camioneros, Smata y la Corriente Federal de los Trabajadores, entre otros), concentró en Congreso;  el Plenario Sindical Clasista (PSC) se reunió en el Obelisco para marchar a Plaza de Mayo. También marcharon los trabajadores informales nucleados en la CTEP, el Movimiento Evita y Barrios de Pie.

Si bien la concentración fue diversa, a las fracciones que movilizaron ayer, los reunía la misma consigna y el mismo reclamo: un fuerte rechazo al modelo económico  y la defensa de la producción, el empleo y la industria nacional. Puertas adentro del Congreso, la oposición se reunía bajo el mismo lema.

En las calles…

Las políticas económicas que implementa el gobierno de Cambiemos desde diciembre de 2015 también impactaron en el oeste de la provincia de Buenos Aires. Gustavo Zapata, el secretario general de la CTA de Morón, Hurlingham e Ituzaingó, se manifestó sobre la diversidad y masividad de las movilizaciones que tuvieron lugar ayer: “Yo creo que es un paso más de una construcción de una agenda popular. Primero era una marcha por el trabajo y la producción, articulaba con la iniciativa de bloques completos de la oposición que presentaron una serie de proyectos de leyes que buscan dar respuesta a las necesidades de nuestro pueblo, en esta crisis galopante a la que ha llevado la política de gobierno.”

Ante la evidente dificultad de convocar a una marcha unificada, Zapata respondió que  una de las estrategias del gobierno “era dirimir al campo popular en demandas fragmentadas y miles de conflictos, de sectores que se quedaban afuera del mercado. En esa estrategia, los sectores que hemos sido postergados- cuando el mercado se impuso a la concepción del Estado social- estamos reagrupándonos y eso se ha dado en etapas”.

En los cruces territoriales que ocurrieron este jueves, mientras los movimientos y organizaciones se desplazaban, el PSC reclamó a la CGT por el paro general. Incluso, los oradores que se presentaron en Plaza de Mayo acusaron a la Central obrera de paralizar las luchas de los trabajadores en el año 2018. Frente a estas críticas, el referente local expresó: “Hoy la CGT está viviendo una crisis de representación, nuestra misma CTA forma parte de esa crisis de representación”. Asimismo, ante las elecciones presidenciales que tendrán lugar este año, las expectativas del dirigente se enmarcan en la posibilidad de un gran frente con su correlato político “para poder dar la batalla en octubre”.

Puertas adentro.

Las calles de la Ciudad se mostraron movilizadas no solo en el espacio público. Dentro del Congreso la oposición buscó tratar diversos proyectos de ley: la exención del pago del impuesto a las Ganancias para jubilados; la declaración de la emergencia alimentaria y; la declaración de la emergencia tarifaria en todo el país.

Ariel Aguilar, referente de CGERA Morón y uno de los referentes por las pymes que estuvo presente en el Congreso por la emergencia tarifaria, expresó: “Todas las medidas que se tomaron en estos tres años fueron en contra de la industria nacional. En diciembre, diferentes entidades pymes le presentamos un petitorio a un gran cantidad de diputados, a partir de eso empezamos a proyectar este proyecto de ley que contiene muchos de los puntos del petitorio. Lo interesante es que pudimos armarlo con los sindicatos”.

Sobre la situación en el partido de Morón, Aguilar relató: “Nosotros habíamos relevado que en Morón se habían perdido hace seis meses más o menos, unos 6 mil puestos de trabajo. Algunos por cierre de empresas, otros son por achicamiento de empresas. Esos puestos de trabajo que se pierden por caída del mercado y demás. Pero no difiere demasiado a lo que le pasa al resto de las empresas afectadas por las importaciones, por la caída del consumo, por las tasas al 60%. Este es el escenario por las tarifas por las cuales es inviable producir en la Argentina y esta es la realidad a la que hoy Morón no escapa”.

A pesar de los intentos de la oposición y las masivas movilizaciones que ocurrían fuera del Congreso ninguno de los proyectos obtuvo la mayoría necesaria para su aprobación al no alcanzar los dos tercios necesarios.

Foto de portada: Revista Cítrica