En los últimos días se conocieron declaraciones del ex funcionario inglés Alan Duncan. En sus memorias reveló que el vicecanciller argentino del gobierno de Cambiemos, Carlos Foradori, se encontraba borracho al firmar un acuerdo por las Islas Malvinas. El “pacto Foradori Duncan” se realizó en el año 2016. Aunque nunca fue convalidado por el Congreso, se hizo efectivo y recibió denuncias por implicar la entrega de la soberanía nacional.

Hormigas en la Cocina (lun a vie de 13 a 15 por En Tránsito) dialogó con Claudia Sambro Merlo, abogada que en 2018 denunció la ilegalidad del acuerdo. Sambró Merlo también alertó las implicancias que este tenía sobre la actividad aerocomercial del Aeropuerto de El Palomar.

¿Qué se acordó en el pacto firmado por Foradori y Duncan?

Sambro Merlo detalló los puntos que incluía el acuerdo bilateral. Entre ellos sobresale que el Reino Unido pueda explotar actividades como la pesca, el comercio, la navegación y actividades hidrocarburíferas. Allí también se incluyen convenios para el desarrollo de intervenciones tecnológicas y vinculadas a la medicina.

“Quedarnos en la ebriedad de Carlos Foradori es banalizar un tema que es mucho más grave.” 

En el año 2018 Claudia Sambro Merlo ya había denunciado que el funcionamiento del Aeropuerto de El Palomar con la empresa Fly Bondi era el primer punto del cumplimiento del pacto Foradori Duncan. La entrega a capitales ingleses de la Base Aérea significaron una entrega de la soberanía nacional. Allí se estableció la creación de rutas aerocomerciales hacia las Islas Malvinas. También “la eliminación de todos los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo sostenible.”

La abogada explicó que el pacto “tuvo principio de ejecución, se firmó y empezó a andar”. Esto sin haber pasado por el Congreso. “Sigue vigente como un hecho consumado”, explicó Sambro Merlo. Desde la presentación de la denuncia, la abogada recorre las secretarias del poder judicial y no obtiene ninguna respuesta. Ahí se incluye la solicitud de la nulidad del pacto, la cual también continúa a la espera.