En una jornada cargada de expectativas, con vigilias a lo largo y ancho del país pero fundamentalmente en los alrededores del Congreso Nacional, la primera oradora fue la Senadora del Frente de Todxs por La Pampa, Norma Durango. La misma es una reconocida defensora del proyecto de ley. En su discurso, expresó:

Las mujeres de los sectores populares, todos ustedes lo saben, pagan con su vida la decisión de interrumpir el embarazo, dejando a veces a niños huérfanos y a familias destruidas. La discusión no es “aborto sí o aborto no”, es “aborto legal o aborto clandestino”.

Luego continuó Mario Fiad, Senador de la UCR por la provincia de Jujuy. El senador reclamó la ausencia de un plan b y anticipó su voto negativo, en su rechazo manifestó:

Como no proporcionamos información educada, como no proporcionamos información. ¿Qué les ofrecemos? Les ofrecemos el aborto. 

El tercero en la lista fue el Senador del Frente de todxs por Neuquén, Oscar Parrilli, él mismo puso la mirada en cómo se dividen los votos en la Cámara en función del género: 

Veamos lo que pasa aquí, entre nosotros mismos, somos 72 senadores y senadoras, somos 44 hombres y 28 mujeres, de los hombres, la mayoría vota en contra, de las mujeres, abrumadoramente la mayoría vota a favor. 

En esa línea, Parrilli expresó que estamos “ante un tema de igualdad de derechos y de ampliación de derechos” dando por sentado su acompañamiento al proyecto. 

Dalmacio Mera, Senador de Catamarca por el Frente de todxs, para argumentar su posición contraria al proyecto de ley, habló del año 1315, del año 500 A.C. y de su hija de 6 años a quien describió como una “filósofa del derecho” por decirle: No hay que hacer lo que a uno no le gustaría que le hagan

La senadora Nancy González del Frente de todxs por la provincia de Chubut, comenzó su exposición respondiendo al senador Mera y exigiendo respeto porque los que estamos a favor de este proyecto no somos asesinos, además González expresó

¿Con qué cara pueden obligar a parir a una mujer cuando esa mujer no lo desea? ¿Cómo pueden sentir el derecho a decidir sobre el proyecto de vida de otra persona? ¿Cómo pueden permitir que una niña violada sea madre a los 11 años señoras y señores senadores? Obligar a parir a aquella persona que no la desea es someterla a la tortura. Por favor, pensemos en el deseo de aquellas que no quieren maternar. Maternar es político. 

A continuación la senadora por Catamarca del Frente de todxs, Inés Blas se manifestó en contra del Proyecto de Interrupción del Embarazo y a favor de la Educación Sexual Integral. Blas también indicó que su apoyo al gobierno nacional permanece como su apoyo al presidente Alberto Fernández.

Situada como parte de una generación bisagra, Silvina García Larraburu, Senadora por Río Negro del Frente de Todxs expresó:

Copiamos parámetros del deber ser, de lo que se esperaba de nosotras, de lo que era legítimo, porque la maternidad siempre estuvo asociada a la condición de mujer, lamentablemente. A las que pudimos estudiar, hacer una carrera se nos exigió mucho más que a nuestros pares varones. En toda nuestra vida siempre rendimos examen. Todas, en mayor o menor medida, fuimos víctimas de un sistema creado por y para hombres, ahora lo vemos, le ponemos nombre, esa normalidad es el patriarcado. Ahora también, sabemos que ese proceso reflexivo en el que miramos nuestro comportamiento de manera permanente se llama deconstrucción.

En esa línea, García Larraburu que en 2018 había votado negativamente, se manifestó a favor más allá de su sistema de creencias personal porque aprendí señora presidenta que nada puede detener el avance de la historia y la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo es la demanda de las nuevas generaciones.

La octava en la lista fue Pamela Verasay, Senadora por Mendoza de la UCR, quien luego de manifestar diferencias por el manejo de la pandemia por parte del Gobierno Nacional, respaldó el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE):

Hace dos años la ley no llegó pero el aborto tampoco desapareció. Mirando esta afirmación de “Salvemos las dos vidas”, simplemente puedo decir que es una muy efectiva campaña de difusión pero que realmente ha privado la naturaleza del debate. La misma parte de una premisa falsa de que el embarazo siempre es deseado y no, no lo es. La realidad mostró que el aborto siguió sucediendo dos años después, con un dato más doloroso y es que hubo muertes que pudieron ser evitadas o mejor dicho, vidas que pudieron ser salvadas. 

El senador nacional por la provincia de Chaco, Víctor Zimmerman, opositor del proyecto, pidió no discutir temas que dividan a la sociedad en el Congreso y se refirió al contexto de pandemia:

¿Cómo incluir entre las prioridades de salud pública esta ley? Cuando estamos transitando una pandemia sin precedentes, cuando nuestros hospitales y personal de la salud están colapsados, cuando los insumos son insuficientes. ¿Cómo incluir entre las prioridades de salud pública el derecho amplio a abortar ante el desconocimiento total del derecho a la vida del niño por nacer? (…) La vida no se debate, se defiende. 

La expositora número 10, María Eugenia Duré, senadora por Tierra del Fuego del Frente de Todxs y otra de las legisladoras a favor del proyecto, comenzó su discurso saludando a todas las mujeres, jóvenes y personas gestantes que militaron el proyecto en las calles, en los barrios y en los diferentes espacios de debate público:

No estamos acá para mirar para otro lado, estamos ante algo urgente porque legalizar y despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo es urgente, es ahora, es hoy pero también es justicia social. 

(…) No queremos ir más presas, no queremos más mujeres muertas por aborto clandestino. Lo que sí queremos es un estado presente, es elegir nuestro propio proyecto de vida, es poder tener autonomía sobre nuestros cuerpos, es poder ser mujeres y personas gestantes deseantes. 

Podés seguir la cobertura de lo que pasa en el Senado en nuestras redes: Facebook, Twitter e Instagram.