Yamila Picasso, integrante de la Campaña por el Aborto Legal Seguro y Gratuito, pasó por el aire de En Tránsito y  reflexionó sobre la jornada  del 8 de marzo de este año. “Nos encuentra con más organización, con más feminismo, con mucha más alegría y solidez, por todo lo que paso el año pasado con la marea verde y el debate”, remarcó y agregó que en 2019  van a volver a la calle a exigir por el aborto legal, seguro y gratuito, como lo hicieron el 19 de febrero pasado,  a un año del primer pañuelazo en el Congreso de la Nación.

A su vez, Picasso, recalcó que 2018 “fue un año super intenso que posicionó a la Campaña como una actora protagónica del movimiento feminista y lo que es la lucha por el aborto legal en nuestro país”. Es por eso que desde la organización, lo vivieron “como un triunfo, porque lo que hemos logrado es que todas las personas de la sociedad, todas las pibas, pibes, secundarios, universitarios,  gente grande, saben ahora  cuáles son sus derechos, saben que existe la Ley de Educación Sexual Integral, que existen los métodos anticonceptivos, que existe la interrupción legal del embarazo en nuestro país por las causales del código penal. Eso lo vemos como una despenalización social del tema del aborto,  así que realmente estamos muy contentas con todo lo que se ha generado el año pasado”, sostuvo.

En cuanto al panorama actual en torno a los derechos de las mujeres, la integrante de la Campaña por el Aborto Legal Seguro y Gratuito, mencionó que no solo están “preocupadas sino también  ocupadas para que en esas provincias se garantice el protocolo ILE, que  es un protocolo que se actualizó en el año 2015 y que dice específicamente que toda mujer  y toda persona gestante producto de una violación tiene su  derecho y el Estado debe garantizarle la interrupción legal del embarazo”.

En ese sentido, rechazó la situación ocurrida con menores de edad en las provincias del interior. “Lo que están haciendo con las niñas es realmente repudiable, hay que denunciar esas maniobras porque no es solamente la negación  de un derecho, sino la violación de un montón de derechos básicos y humanos tanto de los derechos del paciente, de la intimidad y de la privacidad. Se han encargado de difundir datos íntimos y personales de las niñas que fueron no solamente violadas por un tipo sino que además fueron violadas por la institución salud, la institución Estado dentro de las provincias”, sentenció.