Desde la campaña internacional “Eran niñas” se movilizaron este martes a la embajada de Paraguay en CABA para reclamar justicia por el asesinato de Lilian y María Carmen, de 11 y 12 años, en manos del Ejército de ese país. Además, exigieron la aparición con vida de “Lichita”, de 14. La manifestación culminó con represión y 7 detenidxs en la Comisaría Comunal N°2.

Foto: Olga Morales

El 2 de septiembre del 2020, Lilian Mariana y María Carmen, dos niñas de nacionalidad argentina, fueron secuestradas y asesinadas por la  Fuerza de Tareas Conjunta (FTC) en YbyYaú, Concepción, Paraguay. Ambas eran sobrinas de la presa política Carmen Villalba y vivían con su abuela en la provincia de Misiones, para huir de la persecución que sufría la familia en el país limítrofe. 

El operativo en el que se cometieron estos crímenes fue militar pero tuvo apoyo mediático. Los cuerpos de las niñas aparecieron con chalecos, haciéndolas pasar por guerrilleras, y la información que difundieron los medios y el mismo presidente Mario Abdo Benítez fue que dos integrantes del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) habían sido abatidos. Las organizaciones denuncian que se trató de un infanticidio y un crimen de lesa humanidad

El 30 de noviembre del 2020 secuestraron y desaparecieron a la adolescente Carmen Elizabeth, “Lichita”, de 14 años, testigo de los hechos ocurridos el 2 de septiembre. El 23 de diciembre es detenida y torturada Laura Villalba, madre de María Carmen, también testigo del operativo de la FTC. Actualmente, Laura se encuentra detenida e incomunicada en un cuartel militar, vulnerando sus derechos a un debido proceso.

En un comunicado, el Comité de solidaridad internacional con Paraguay reclamó la intervención del Estado argentino para la investigación y esclarecimiento del asesinato de las niñas, “haciendo las intervenciones pertinentes para que pueda ingresar el Equipo Argentino de Antropología Forense” al país.

Foto: Olga Morales

A su vez, desde las organizaciones que forman parte del Comité, denuncian el amedrentamiento a los derechos humanos y, puntualmente, la persecución a las organizaciones de DDHH y a la familia de las niñas asesinadas. Señalaron que el país vecino “ha ratificado la convención internacional sobre los derechos del niño y de la niña en 1990, por lo que corresponde a las Naciones Unidas intervenir y verificar el cumplimiento de dicha convención”. 

A cinco meses del asesinato de Lilian y María Carmen, continúa el reclamo de justicia por el doble infanticidio, la aparición con vida de “Lichita” y liberación de Laura Villalba, tanto en Paraguay como en Argentina.