[Por Julieta Galera (@julietagaleraok)]

Después de meses de demora en su llegada al recinto, la ley de extensión por 50 años de las asignaciones específicas para distintas disciplinas culturales fue aprobada por amplia mayoría de 57 votos a favor, 2 en contra y 9 abstenciones, de senadores del PRO. Se trata de una victoria para cientos de colectivos de la cultura y la comunicación que lucharon para que salga la ley. Sin esta extensión, en diciembre hubieran quedado desfinanciados el teatro, la música, el cine, la comunicación comunitaria y las bibliotecas populares.

El proyecto extiende hasta el 31 de diciembre de 2072 la vigencia de las asignaciones específicas previstas en los incisos b), e) e i) del artículo 4 de la ley 27.432 de gravamen de emergencia a los premios de determinados juegos de sorteo y concursos deportivos previsto en la ley 20.630; en el impuesto a las entradas de espectáculos cinematográficos e impuesto sobre los videogramas grabados previstos en la ley 17.741; y en el  impuesto a los servicios de comunicación audiovisual previsto en la ley 26.522.

La senadora por el Frente de Todos de San Juan, Cristina López Valverde, argumentó que “la cultura es una dimensión vital de la democracia”, expresó que “debemos trabajar en aras de la democratización de la cultura y de una cultura democrática” y destacó que la “industria cultural consolida la soberanía cultural”.

Por su parte, la vicepresidenta del bloque del Frente de Todos, senadora por Mendoza, Anabel Fernández Sagasti, destacó el carácter transversal de la ley y la necesidad de que “el financiamiento de la cultura sea una política de Estado”. En ese sentido, la senadora explicó que la importancia de esta ley para el sustento de las industrias culturales radica en que “la cultura es 2,38 puntos del PBI, el 1,8% del total del empleo en la Argentina. Solo los servicios audiovisuales son el 0,4% del PBI”. Por ese motivo, Sagasti manifestó que “desde diferentes bancadas pedimos el compromiso del Ejecutivo Nacional para que se comprometa a que en la reglamentación haya un piso del 30% de los recursos para que sea distribuido entre las provincias”.

Por su parte,  en declaraciones a FM en Tránsito, Juan Palomino, ex delegado sindical de la Asociación Argentina de Actores, celebró la sanción de la norma como logro colectivo de los trabajadores de la cultura y expresó que “que se haya generado un punto de encuentro para sancionar esta ley me parece positivo. Que (todos los partidos políticos) hayan entendido que este financiamiento es necesario habla de la gran responsabilidad que tenemos aquellos y aquellas personas que nos dedicamos a contar el tiempo que nos toca vivir”.

En ese sentido, el Ministro de Cultura, Tristán Bauer, destacó la sanción de esta ley que fue posible gracias “al trabajo de todos nuestros artistas defendiendo la cultura”, que lograron que muchos partidos que en diputados votaron contra la norma entendieran su importancia y cambiaran su posicionamiento en el Senado. “Es fundamental que el Estado esté presente acompañando al cine, al teatro, a tantos artistas, posibilitando la relación con el mundo y posibilitando la fuente de riqueza cultural que son nuestras bibliotecas populares”, concluyó.

Fotos: Andrés Pelozo IG Documentos_de_una_vida