Proviene del Barrio San Francisco de Morón sur y asumió su banca en el 2017. Fue funcionario judicial en la Provincia de Buenos Aires y Secretario de la Unidad de Gestión Comunitaria 6 hasta hace dos años atrás. Hace pocas horas renunció al espacio de Cambiemos con fuertes críticas al intendente Ramiro Tagliaferro.

En una extensa carta, presentada a la presidenta del Concejo Deliberante Analia Zapulla, Canario Soto anunció su renuncia “debido a los lamentables hechos políticos que son de público conocimiento y que se vienen sucediendo sin solución de continuidad y cada vez con mayor gravedad y descaro”.  En simultáneo, anunció la conformación del unibloque Argentina de Pie.

En diálogo con En Tránsito (Hormigas en la Cocina. Lun a Vie de 9 a 11hs), el edil denunció que “después de las P.A.S.O, varios vecinos se me acercaron a manifestarme su preocupación respecto al manejo que estaban recibendo de funcionarios del municipio, quienes iban a los barrios a decirles que si votaban a Ramiro Tagliaferro iban a recibir un subsidio de $5000 o que les iban a dar chapas, tirantes, mercadería”.

 

De hecho, en la misiva de renuncia, Canario Soto se despachó contra Tagliaferro a quien acusó por por malversación de recursos del Estado, entrega de dádivas a cambio de votos, violencia moral contra empleados municipales y prácticas extorsivas. “Un concejal se debe al pueblo que lo eligió y no a un patrón de estancia que pretende manejar un municipio de cuatrocientos mil habitantes, cómo si fuera su empresa personal”, detalló en la carta.

La renuncia obedece también a la grave situación que atraviesa el Hospital Municipal. “El desabastecimiento de medicamentos en el hospital municipal; la violencia moral ejercida contra empleados del Estado para realizar actividades de campaña; la utilización de recursos público para aprovechos particulares; la captación del voto de los más vulnerables a través de prebendas de las más bajas categorías, así como la incoherencia de pretender ahora negar a quien fueron los referentes nacionales y provinciales indiscutidos de este espacio, constituyen meros ejemplos -tomados al azar- del inocultable desinterés por los vecinos de Morón y del poco respeto del Sr. Intendente municipal por las instituciones republicanas”, detalló.

Canario Soto explicó también a En Tránsito que “hace varios meses vengo discutiendo políticas y manejos respecto a los fondos del municipio. Tuve varias discusiones concejales pero no llegaron a buen puerto”. Sus intentos por hablar con Tagliaferro fueron infructuosos. El edil remarcó “incontables ocasiones en las que no fui recibido ni recibido siquiera telefónicamente”.

A su vez, solicitó que el intendente sea interpelado por el cuerpo deliberativo a fin de que explique sus prácticas políticas.

 

Escucha la nota completa en Hormigas en la Cocina por FM En Tránsito:

 

Leé la carta completa que presentó Canario Soto ante el Concejo Deliberante: