Luego de meses de conflicto y 16 días de paro, 52 médicos y médicas de las áreas de Cardiología y Clínica médica del Hospital municipal de San Miguel presentaron su renuncia. La Asociación de Trabajadorxs Unidos del Hospital Larcade (ATUHL) comunicó que la decisión se debió a la falta de respuesta por parte de las autoridades municipales a sus reclamos, sumado al hostigamiento constante que padecen.

David Álvarez residente del servicio de clínica médica, repasó al aire de Todo Otra Vez (FM En Tránsito) que “el reclamo comenzó en enero por las condiciones laborales y los salarios recibidos”. En ese marco realizaron marchas y buscaron instancias de diálogo con la Municipalidad de San Miguel, pero la respuesta fue “hostigamiento hacia lxs profesionales”.

“Una enfermera con más de 18 años en el hospital, jefa de una sala, cobra un sueldo básico de nueve mil pesos, trabajando seis horas diarias de lunes a viernes”

Álvarez advirtió que ninguno de los sueldos que perciben en el hospital se equipara con los que reciben otros con la misma categoría en distintos municipios vecinos o mismo en hospitales pertenecientes a la Provincia de Buenos Aires.

marcha de trabajadores autoconvocados del Hospital Larcade
Foto: Radio Nacional

El personal de salud sostienen que hace aproximadamente un mes y medio empezó la persecución, la agresión y las amenazas. Entre los episodios de hostigamiento, David señaló el intento de la municipalidad de San Miguel de suspender las elecciones gremiales en el hospital, hecho que denunciaron formalmente. También “desmantelaron y le rompieron la cerradura al lugar donde se hace la residencia médica”, situación que impidió la posibilidad de continuar su labor con normalidad y fue el disparador para comenzar una medida de fuerza que duró más de 15 días.

En este contexto profesionales de planta presentaron su renuncia, mientras que lxs residentes han pedido el pase a otro Hospital. El conflicto en el Larcade afectó no solo a los puestos de trabajo de los médicos y médicas, sino que también hace mella en el acceso a la salud de lxs vecinxs de San Miguel.