Juan Solá es un joven escritor que se ganó un numeroso público de seguidores por su desobediente manera de alumbrar los bordes. Referente LGBT+ del mundo de las letras, crudo, sensible y desprejuiciado, construyó una obra que recorre este universo con creatividad y obstinación.

Sóla atraviesa un presente donde es convocado a participar de diferentes espacios y proyectos, contento con los resultados de lo que está sucediendo, generando vínculos, participando también en la edición, conectando escritores y difundiendo sus obras, usando la literatura como arma y como espacio de contención, generando amistades a través de las letras.

El editor y narrador nacido en Entre Ríos y actual residente en Chaco, está hoy en Buenos Aires para dar charlas y difundir su obra, ahora reeditada por Editorial Sudestada.  Este viernes, el autor estará en el Centro Cultural Discépolo de Morón compartiendo una charla e interactuando con lxs lectorxs que quieran acercarse.

En Imaginación Es Poder (lun a vier de 14 a 16hs, por FM En Tránsito) hablamos con él y pudimos hacer juntos un recorrido por sus libros.

La Chaco tuvo gran llegada al público lector y ya alcanzó la edición número doce. Es una audaz incursión al mundo trans, a sus dificultades y problemas, contada con ternura y violencia. Narra los días y las noches de una travesti chaqueña que va a la ciudad de Buenos Aires, los días y las noches en lucha por su propia supervivencia, por mantenerse a salvo. Galaxia es uno de sus destacados personajes, y aparece en la última parte de la trilogía para dar nombre a la novela.

Ñeri es una historia editada por Hojas del sur, continuación de La Chaco, aunque se puede leer de manera independiente. Es la historia de una familia de siete hermanos, a quienes el padre los va sacando uno a uno de la casa. Allí el padre representa la imagen del mandato patriarcal y los sucesos revelan cómo opera ese modelo autoritario en la identidad de cada uno. La trama también da testimonio de la pobreza, la exclusión y la trata de personas, en un contexto donde la amistad y los vínculos humanos se tienden como puentes sobre un abismo interminable. Según el autor, el tema principal de la novela es la ficción de la libertad, la falsa noción de creerse libres simplemente por no estar encerrados en una cárcel, mientras el mandato patriarcal representa una jaula inmensa que contiene a la sociedad entera y afecta la vida de todxs, haciendo quizás hasta más daño. La novela también aborda el lugar que tuvo la mujer en la década de los 90´s y principios del 2000.

Naranjo en flúo es una novela para chicos que rescata la mitología guaranítica, la cultura indígena que históricamente se ha desarrollado en la zona del Nordeste argentino donde se crió Juan.

Microalmas es una obra de micro-relatos y surge a partir de la necesidad de reconstruir la idea del amor romántico luego de una decepción amorosa. Cómo armar nuevamente los sentimientos y la manera de concebirlos luego de una frustración. Quizás tiene más llegada en el público joven adolescente pero no faltan lxs adultxs que se sienten identificadxs con su mensaje.

Épica urbana es un libro de relatos que transcurren en la ciudad. Se propone encontrar la magia en los rincones grises. Es la búsqueda de un oasis en el medio del caos apabullante, un refugio capaz de abrigarnos de la tormenta que nos abruma. Un intento de visibilizar personas y sectores periféricos que carecen de protagonismo en el escenario urbano corriente.

Ese mundo literario comenzado en La Chaco y seguido por Ñeri, se cierra de alguna manera con la novela Galaxia, en la que Juan Solá está trabajando actualmente. Allí incursiona un poco más de cerca en el tema de las adicciones. La historia entrelaza también personajes de Microalmas y Épica urbana.

Escuchá acá la entrevista completa a Juan: