Este primero de julio se cumplen 22 años de la apertura de la Casa de la Memoria de Morón. También celebra su Aniversario la Asociación Seré por la Memoria y la Vida. Este viernes se realizaron los festejos en el Polideportivo Gorki Grana, junto a Norita Cortiñas, Tatiana Sfiligoy, la primera nieta recuperada por las Abuelas de Plaza de Mayo, autoridades municipales y el cierre musical de Sofía Viola.

Con motivo del aniversario, Bibiana Gómez Cabrera, directora de Derechos Humanos del Municipio de Morón, expresó al aire de Hormigas en la Cocina que “se siente mucho orgullo saber que Morón fue pionero en políticas públicas sobre derechos humanos. Además, es un lugar donde el Estado local se entrelaza con los organismos, y esto es lo mejor que nos puede pasar como sociedad”.

Hay que hacer pie en el pasado para lanzarnos al futuro. No sólo es el olvido, sino el negacionismo que llevan adelante políticas neoliberales, por eso es importante dejar marcas para formar la memoria”, mencionó respecto al trabajo en materia de derechos humanos desde la Casa.

La Mansión Seré funcionó como centro clandestino de detención y tortura durante 1977 y 1978. Este espacio formó parte del circuito represivo de la subzona 16 en el oeste del Gran Buenos Aires. Luego de la fuga de algunas víctimas del terrorismo de Estado, se destruyó la propiedad para borrar las pruebas del plan de exterminio.

El proyecto de recuperación y puesta en valor comenzó en el año 2000. El 1 de julio, el entonces intendente Martín Sabbatella inauguró la Casa. Con el trabajo de la Asociación Seré por la Memoria y la Vida, se constituyó así el primer espacio dedicado al ejercicio de la memoria en Latinoamérica.

En el año 2002 comenzaron las excavaciones arqueológicas junto a estudiantes de la UBA de diversas disciplinas. El 22 de marzo de 2013 se fundó el Espacio Mansión Seré, donde se exponen los cimientos del que fuera el centro clandestino de detención. Dos años más tarde, fue declarado como lugar histórico nacional.