Vecinxs por la Reserva Natural de Laferrere realizaron este viernes una jornada de movilización hacia el Honorable Concejo Deliberante y a la Municipalidad de La Matanza. Exigen que el terreno del histórico Aeroclub Argentino sea reconocido por el estado como Reserva Natural, asegurando el resguardo del espacio que es el último pulmón verde de la localidad.

El Aeroclub Argentino, que hace 11 años se encuentra fuera de funcionamiento, se sitúa en un terreno de 83 hectáreas. A lo largo de ese territorio se registran 60 especies de aves y más de 100 especies de plantas, además de ser una zona de humedales, fundamentales para el ambiente.

En ese mismo espacio avanza el proyecto Procrear II, que es impulsado por el Municipio y el Ministerio de Desarrollo Social de Nación para la construcción de dos viviendas. Las organizaciones piden que se relocalice el emprendimiento en otro terreno matancero. Jorge Serrano, integrante de Vecinxs por la Reserva Natural de Laferrere, expresó al aire de Todo Otra Vez (por FM En Tránsito) que es necesario desarrollar un plan habitacional para saldar la falta de viviendas, pero que “es preciso desarrollar los proyectos inmobiliarios en otras zonas del municipio, debido a que el Aeroclub funciona como espacio verde indispensable para un ambiente sano”. En sintonía, resaltó que “frecuentemente Laferrere es noticia por las inundaciones, y si remplazamos la cobertura de tierra, pasto y arboles por una base de cemento claramente no se va a solucionar”.

En 2006, el Concejo Deliberante votó la ordenanza 14.898 que declaraba al Aeroclub como una “zona de preservación ecológica ambiental”, pero cuatro años más tarde fue derogada. Ahora, el HCD aprobó el proyecto para avanzar con la construcción de las viviendas en el predio.

“En Laferrere nos dio un total de 0,56m² de espacio verde por habitante con el censo de 2010, mientras la OMS recomienda un mínimo de 10m².” sostuvo Jorge.

Lxs vecinxs se organizaron hace cuatro años en defensa de la reserva. Además del reclamo a las autoridades por el reconocimiento legal del espacio protegido, realizan jornadas de trabajo en la reserva para manterla.