Liliana Daunes, periodista feminista, conductora de radio, locutora, entre otros, pasó por el aire de Todo Otra Vez para referirse a este 7 de junio, fecha en que se conmemoró el día del periodista.

Al respecto, Daunes, reflexionó sobre la situación actual de las mujeres en los medios. “Creo que a lo largo de estos años ha habido mayor cantidad y calidad de mujeres participando en distintos ámbitos del periodismo. Me parece que en el periodismo gráfico es donde mayor cantidad de participación se da y quizá cierta visibilidad, pero en la radio también ha habido un aumento de la participación, de todas maneras se siguen dejando a las mujeres en ciertos roles de acompañamiento que no son los que se necesita para que se desarrolle bien el oficio y en la tele ni hablemos, allí la cosa es mucho más difícil”, consideró.

Por el lado de las disidencias es bastante mas difícil escuchar esas voces o leerlas, si bien muchas mujeres nos hemos expresado como lesbianas, no necesariamente son identidades que estén muy visibilizadas en los medios. Falta recorrer desde mi punto de vista un largo camino”,expresó la periodista y agregó que “este año recién en televisión comenzó a ejercer como conductora de un noticiero una compañera  trans”.

En relación a como se debe ejercer la tarea del periodismo,Daunes, indicó que “el periodismo debe tener una etapa de observación profunda y una etapa de comunicación de la misma importancia y en esa etapa de observación  tener el compromiso de multiplicar las voces de quienes no están cerca a los parlantes a los teclados o a las cámaras”.

Me parece que les periodistas tienen la obligación primero y principalmente de tener un compromiso social, un compromiso emotivo con el pueblo y sus luchas y desde ese lugar transmitir.

En tanto, la periodista mencionó el lugar desde el que ella se posiciona en los medios. “Algún día participé del Encuentro Nacional de Mujeres y a partir de ese momento -en el 4to Encuentro en Rosario-  decidí que mi participación en los medios de comunicación iba a ser desde las dos patas puestas en el feminismo y  sin tener temor a no ser “objetiva” desde el punto de vista de les editorialistas”.

En ese sentido, expresó que “no hay una objetividad, digamos ese es un término que nos mienten los medios hegemónicos, sino que hay un lugar  donde pararse y desde ese lugar poder contar la historia y poder tener en cuenta las historias que cuentan otros compañeros y compañeras”.

Por último, en alusión al contexto actual, Daunes, anheló la posibilidad de volver a los encuentros. “Ojalá pronto podamos darnos esos abrazos acuerpados que nosotres como cultura necesitamos, es indispensable volver en ese aspecto a tener  la normalidad de los abrazos, de las calles, de las miradas, de ver sonreír a la gente”. 

Escuchá la nota acá: