Por el aire de En Tránsito pasó Luis Arias, ex Juez en lo Contencioso y Administrativo de La Plata para referirse a la propuesta de reforma de poder judicial que pretende comenzar a discutir el gobierno.

“La reforma sería de carácter técnico, es decir, la fusión de fueros, el paso del sistema inquisitivo al sistema acusatorio, que las facultades de investigación estén a cargo de los fiscales y no de los jueces, etc. Yo creo que no es una reforma suficiente porque el problema del poder judicial no es técnico sino es del orden político”, consideró.

Creo que toda reforma judicial tiene que estar orientada a definir que perfil de juez queremos en la sociedad, si son jueces que sigan representando a esas minorías poderosas, el ejemplo más claro es la designación de Rosenkrantz que siempre a representado a esos sectores. Yo digo, si hay jueces como Rosenkrantz  que representan a un sector muy minoritario de la sociedad del poder concentrado, del poder financiero, del poder económico, del poder mediático, también quiero un Juez o Jueza trans, indígena, quiero lograr una diversidad dentro de los tribunales.  Creo  que hay que ampliar la Corte Suprema y tratar de que sean plurales dentro de los ámbitos colegiados del Poder Judicial”, formuló

“Si vamos a cambiar y siguen los mismos jueces, las mismas reglas en cuanto a la falta de controles, en cuanto a la ausencia de participación de la sociedad, los jueces siempre van a responder a los grandes poderes, porque el problema estructural, sistémico del poder judicial es que defender a la sociedad no tiene ningún beneficio para los jueces”, afirmó.

En ese orden, el ex Juez señaló cuál es el problema principal que tienen quienes ocupan un puesto en las altas cúpulas de la justicia.“La cuestión fundamental es que los jueces no tiene vinculación con la sociedad. Si bien es un poder contramayoritario y está destinado a garantizar los derechos no solamente de las mayorías representadas en el Congreso sino fundamentalmente de las minorías y las minorías vulnerables, creo que el poder judicial no logra su cometido porque no tiene ningún tipo de participación  la sociedad, ni en la designación, ni el el funcionamiento del poder judicial, ni en la remoción, está exenta de toda vinculación con la sociedad y ese es el problema fundamental”.

Arias, detalló algunos aspectos a tener en cuenta a la hora de considerar a aquel o aquella que ocupe un puesto en la justicia. “La idoneidad técnica es una condición necesaria pero no suficiente, hay que ver muy bien el nivel de compromiso que tiene con la sociedad y a  eso ponerle un puntaje objetivamente, definir el perfil de juez para no tener una justicia siempre al servicio de los grandes poderes que son los que hacen lobby, los que influyen al momento de designarlos. Tener audiencias públicas profundizando aquello que hizo Néstor con el Decreto 222 para la designación de la mejor Corte que hemos tenido yo creo en la historia en la Argentina, la del 2003, la más plural, la más representativa de los diversos sectores, una corte con Argibay, Zaffaroni, con otros jueces y aún con Lorenzetti, que representa a otros sectores, pero es un síntoma de pluralidad”.

Respecto a ese último punto, dijo que según su visión, “los jueces y fiscales tiene que pasar una audiencia pública para que los organismos de derechos humanos, la sociedad civil, las organizaciones sociales  puedan expedirse, impugnar,  ser un sistema de apoyo también a los magistrados”. Al mismo tiempo, planteó la posibilidad de que haya un “observatorio judicial, no con la finalidad represiva, pero si para estar controlando. Un observatorio estatal pero integrado por organizaciones sociales de distintas áreas para controlar si los jueces cumplen ciertos estándares internacionales y controlar si se cumplen los plazos procesales“.

Por último, Arias, se refirió a la gran presión que existe de los diferentes poderes económicos, mediáticos,sobre la justicia. “El costo te lo hacen pagar cuando vos adoptas medidas que los afecta directamente”, manifestó y agregó que “los grandes medios de comunicación, los poderes mediáticos  inciden permanentemente sobre el poder judicial, si alguien viola la independencia de los jueces esos son los grandes medios de comunicación, marcando la agenda, diciendo lo que hay que hacer, deshonrando a los jueces que obran en contra de sus intereses, difamándolos. Ejercen una gran presión sobre el poder judicial”, mostró.

Escuchá la nota acá: