Mónica Alegre, madre de Luciano Arruga y artesana de la Feria de San Telmo, habló sobre la represión policial que sufrieron ella y sus compañerxs el semanas atrás, en medio del conflicto por la firma de un acuerdo entre la Cooperativa El Adoquín y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

La lucha que artesanos y artesanas de la Feria de San Telmo vienen llevando adelante, se remonta hace aproximadamente 10 semanas atrás, y encuentra su raíz en una demanda generada por parte de los anticuarios del barrio porteño, que derivó en un acuerdo firmado por la Cooperativa El Adoquín, nucleada en la CTEP (Confederación de Trabajadores de la Economía Popular), con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

En este contexto, Mónica Alegre fue entrevistada en el programa Imaginación es Poder (Lunes a Viernes de 14 a 16 hs. por FM En Tránsito). Allí sostuvo que el acuerdo firmado busca la legalización de los puestos de la calle Defensa al 800, 900 y 1000, pero con la condición de su traspaso a la altura 700 y 800, en donde “ya hay artesanos peleando por el mismo derecho”, lo que generaría el desalojo de estos últimos. Ante esta situación, muchos artesanos y artesanas rechazaron el acuerdo firmado debido a que no querían la legalización “a costa del hambre de un compañero”, y exigieron una respuesta al Gobierno de la Ciudad, que respondió como lo hace regularmente, con represión policial.

La represión llevada a cabo por la Policía de la Ciudad de Buenos Aires no fue dirigida sólo a lxs feriantes de San Telmo, sino que también “se llevaron a turistas, a un médico que vive ahí, a gente que no tenía nada que ver”, en lo que pareció ser una verdadera “cacería de personas”. En este marco, Mónica busca recalcar que los artesanos y artesanas de la calle Defensa “no somos delincuentes”, sino “personas que queremos laburar”, y remarca que no hay competencia posible entre un anticuario y un feriante que vende un muñeco a $400, mientras el primero comercializa “una estatua a $25.000”.

Una vez más, la estrategia del Gobierno es enfrentar a trabajadorxs contra trabajadorxs, ante la demanda de condiciones dignas de trabajo, utilizando la represión policial como herramienta de amedrentamiento.