Por Daniela Moran

Una estructura de madera se cayó y aplastó a tres trabajadores en la Escuela Secundaria Nº 36 de Moreno este miércoles. La preceptora quedó internada, la secretaria fue enyesada y el director de la institución sufrió golpes.

El año pasado, el edificio principal de la Escuela Secundaria (ES Nº 36), del Barrio Bongiovanni en Paso del Rey fue derrumbado casi en su totalidad. En el marco de las reformas generales que se realizan en las escuelas de Moreno, desde la provincia montaron en la ES Nº36 “aulas” provisorias en un pulmón que da directo a la calle.

“Estos espacios están construidos a base de maderas y alambres”, confirmó el personal de la escuela en una comunicación con FM La Uni. En esta estructura peligrosa y endeble, a base de cubículos de maderas, y con salida a la calle es dónde todos los días docentes y estudiantes intentan dar curso al ciclo lectivo. Desde que las condiciones edilicias son estas, según los docentes la matrícula cayó notablemente. Sin embargo, hoy reciben cerca de 340 adolescentes que concurren para finalizar sus estudios a este espacio.

Personal de la escuela, comunicó este miércoles que en esta obra, habilitada por la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires,  “se desprendieron unos tirantes y los paneles de madera golpearon a la preceptora en la cabeza, a una docente en el brazo y el director también sufrió golpes”. Mientras la primera sigue internada y está fuera de peligro, la otra tuvo que ser enyesada y el director recibió algunos golpes.

A pesar de haber vivido esta situación, los directivos e inspectores involucrados pretenden continuar las clases normalmente. “La situación actual es que luego de una reunión entre autoridades sólo estamos enterados de que los pibes tienen volver a entrar ahí, osea, no bastó lo que pasó”, afirmó parte del personal de la escuela y aseguró que “hay presión por parte de las autoridades en continuar con estas condiciones”. Por su parte, la empresa SEYMA que lleva adelante la refacción no habría firmado hasta el momento el acta confeccionada donde se consignó el incidente, negando responsabilidad sobre el mismo.

En descontento con los planteos de las autoridades, aseguraron que los docentes y padres realizarán una asamblea para ver cómo seguir. Exigirán lo que parece obvio pero no lo es: que se brinden las condiciones de seguridad e infraestructura básicas para poder dar clases.