Por Daniela Morán*

La puerta de la fiscalía local se llenó de carteles banderas y pancartas exigiendo la libertad para Paola Córdoba y su hija, Milagros Naiaretti quienes están presas desde el sábado 9 de marzo en la Comisaría 1º de José C Paz. Las dos mujeres están privadas de su libertad por el homicidio de Alberto Elvio Nairetti, quien las sometió a un tormento de abuso y violencia por más de 22 años.

Los testimonios de vecinos, familiares y organizaciones marcaron claramente que el accionar de Paola y su hija fue en legítima defensa. Por eso el viernes pasado, 15 de marzo, el juez de Garantías 4 de San Martín, Alberto Brizuela, había ordenado la excarcelación extraordinaria de las dos mujeres. A pesar de esto, no fueron liberadas porque la fiscal de Malvinas Argentinas que interviene en el caso, Silvia González Bazzani, no se notificó al respecto.

En busca de una respuesta favorable, este lunes al mediodía las puertas de la UFI 23 se llenaron de personas que esperaban ver con libertad a Paola y Milagros. Pero eso tampoco sucedió esta vez. La fiscal Silvia González Bazzani, otra vez, le negó el pedido de excarcelación extraordinaria a madre e hija víctimas de violencia argumentando que tenía 48 horas para dar su resolución.

“El viernes pasado el juez de garantía Nº 4 adelantó la resolución. Pero ningún representante de la fiscal se quedó a esperarla, por eso volvimos a notificarla hoy. Teníamos la esperanza de que Bazzani ratifique la libertad pero dijo que por ley tienen más tiempo para ver si apela o no”, explicó Javier Chirinos, abogado oficial de las detenidas, al salir de la reunión con la fiscal ayer. La defensa sospecha que la negativa tiene que ver con que la fiscal pretende apelar en contra de la decisión del juez. “Hicimos una presentación en la Fiscalía General para que tome cartas en el asunto y aparte Brizuela porque creemos que ha perdido la objetividad”, informó el abogado y “aseguro no vamos a bajar los brazos hasta que Paola y Milagros estén en la casa”.

En plena conmoción al conocer la decisión de la fiscalía, María, hermana de Paola, afirmó que  “seguiremos hasta que las dejen libres porque ellas ya bastante estuvieron encarceladas en su casa. No merecen estar encerradas”. Además de Micaela de 18 años, Paola tiene dos hijos más. Un varón adolescente y Julieta la más pequeña de nueve años a quien no le contaron lo sucedido. Los dos están bajo la tenencia de María. La mujere relató que “Julieta lloraba porque quería que la mamá esté en casa. Pregunta por su mamá y cuándo va a volver”.

Un centenera de personas estaban en la puerta de la fiscalía este lunes. En medio de una radio abierta, la custodia policial aumentaba. Nadie entendió por qué no fueron liberadas. “Somos entre 10 y 12 compañeros de Mili. Estamos acá porque nos parece que es necesario estar apoyando. No solo  es en las redes o en los medios, sino en la calle. Demostrarle a la fiscal que ellas no están solas, que no son culpables ni asesinas” dijo una compañera y amiga de Milagros.

Ahora la causa que intenta liberar a estas dos mujeres, víctimas de una violencia extrema durante años, toma otra denuncia más. “Estamos cerca. Sabemos que a Paola y Milagros las vamos a tener pronto afuera pero necesitamos que esta fiscal se corra”, afirmó Fernanda Ludueña, integrante de la Defensoría de Genero de Pilar y agregó“que todo lo que ellas pasaron sirva para algo que no haya otra mujer que juzgue y condene a otras mujeres. Ese es el mayor anhelo que tenemos además de tenerlas acá pronto”

“Cada puñalada que recibió este monstruo, se la dieron la fiscal, la Comisaria de la Mujer, la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (DINAF), la policía y todos aquellos que no escucharon la voz de una víctima que pidió varios auxilios y nadie ni ninguno de los organismos que tenían que estar estuvo”, sostuvo con fuerza en su discurso Fernanda. La referente de género del distrito concluyó en su discurso que son las organizaciones sociales y de mujeres las únicas que luchan y siente empatía cuando una mujer sufre.

Silvia González Bazzani tiene hasta mañana para dar su respuesta. La garantía, la justicia y el acompañamiento están en la calle. Por quinta vez en menos de dos semanas, las organizaciones de mujeres y toda la comunidad de José C. Paz que acompaña a Paola y su hija esperan manifestarse este miércoles frente a la fiscalía para lograr su libertad.

 

*Para FM La Uni y FM En Tránsito