La cerealera Vicentin solicitó cerca del mes de febrero la apertura del concurso preventivo con el fin de evitar los pedidos de quiebra. Mientras tanto, reúne una gran cantidad de acreedores tanto nacionales como internacionales que esperan el cobro de sus prestamos a la cerealera. Frente a esa situación el Gobierno Nacional dejó entrever la posibilidad de enviar un proyecto al Congreso para lograr su expropiación.

La economista Clara Razu, al aire de En Tránsito, hizo un repaso de la situación de la empresa agroexportadora. “Vicentin crece en 1976 a partir de prestamos del Banco Nacional de Desarrrollo, esos prestamos que Vincetin nunca devolvió, igual que tampoco los devolvió Clarín, ni La Nación, esos préstamos que llevaron a la quiebra del Banade, que en el caso de La Nación y Clarín fueron con los que compraron Papel Prensa, que tampoco lo compraron, lo obtuvieron en una mesa de tortura. Son esos mismos que ahora asustan a las personas con que Argentina puede expropiar tu negocio”, sostuvo.

“La convocatoria de acreedores de Vicentin fue por mil seiscientos millones de dólares, un tercio corresponde a bancos extranjeros. El principal banco acreedor de Vicentin es la corporación financiera internacional que forma parte del Banco Mundial. Vicentin tiene acreedores internacionales tres veces más poderosos podemos decir, que el Banco Nación Argentina, ellos van a recurrir a los tribunales internacionales”,mencionó.

Por otro lado, reveló que “tres días antes de que Vicentin se declare en cesación de pagos había concretado el cobro de un 16 por ciento de sus acciones de su empresa Renova -que es la compañía que fabrica biodiesel que radica en San Lorenzo- a la empresa Suiza Glencor. Dos días antes cobraron 122 millones de dólares pero esos dólares no aparecieron para pagar a los acreedores.

“Estamos en una cuestión de estafa. Vicentin estafó al Estado Argentino y a los bancos internacionales”, apuntó.

Ahora, aparecen “los reclamos de dos estudios de abogados radicados en Nueva York. Los acreedores son los que reclaman la aparición de este dinero”, es decir que, “Vicentin se va a tener que encontrar con una demanda en los tribunales de Nueva York”.

En ese orden, Razu expresó: “le debes plata al Estado, al Banco Nación, a tus acreedores yankees, a los proveedores de granos que son cooperativas que se encuentran en la Provincia de Santa Fe, entonces, ¿por qué a Vicentin no se le puede expropiar la empresa?“, preguntó. “De hecho no se le está confiscando por todo lo que debe, se le está expropiando”, es decir que “a estos tipos se les va a pagar”, indicó.

Por su parte, la economista destacó las implicancias de que el Estado tome posesión de la empresa. “La posición de tener Vicentin es una posibilidad para arbitrar en el precio de las exportaciones y tener dominio en lo que es el puerto y también para clarificar algunas cosas, no solo porque vendió Renova y lo oculto, sino que también trianguló exportaciones, o sea, Vincentin tiene subsidiarias en Paraguay y Uruguay, con la diferencia que ahí no hay cobro de retenciones.  Si bien, “la triangulación no los hace responsable de fraude, tener Vicentin como una empresa del Estado te va a permitir que esto no se haga”, explicó.

Escuchá la nota acá: