Trabajadores y trabajadoras de la industria cultural se manifestaron en las puertas del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA). Allí reclamaron la renuncia de su director Luis Puenzo. Tambien por la extensión del Fondo de Fomento Cinematográfico. En el marco de esa protesta, fueron duramente reprimidos por la Policía de la Ciudad. Varios terminaron detenidos.

El conflicto viene de 2017. Bajo la gestión de Mauricio Macri el Congreso de la Nación aprobó un proyecto de ley para fijar el 2022 como fecha límite al Fondo de Fomento Cinematográfico. Este Fondo que financian las producciones nacionales se nutre de la exhibición en salas y de lo recaudado por el ENACOM.

En diálogo con Hormigas en la cocina (Lu a vie de 13 a 15 por En Tránsito), Andrea Testa, guionista y directora de cine, expresó que la protesta fue histórica para el sector. En este sentido, remarcó que todo el cine nacional se unió contra la inacción del estado y la defensa de la industria local.

Desde el colectivo de cineastas exigieron la renuncia de Puenzo, a quien acusaron de ejercer prácticas autoritarias.

“Los policías están acá con cascos y barrotes. Nada tiene sentido”

La lucha es también contra las plataformas que acaparan una gran porción de espectadores. Al respecto, Testa aseguró que peligra la capacidad del INCAA de llevar a cabo políticas integrales para el sector y el fomento de la diversidad del cine independiente.

En total, son 700 mil puestos de trabajo los que peligran de caer este Fondo. “Venimos arrastrando una crisis muy profunda por la gestión macrista y la pandemia. Lamentablemente pusimos esperanza en que este gobierno cambiara el rumbo. Sin embargo, fue profundizando esas políticas”, detalló la cineasta.

Escuchá la nota completa acá: