La Asociación La Mujer y el Cine organizó un nuevo ecuentro con el fin de promocionar y estimular a las mujeres que trabajan en el campo cinematográfico, quienes “aun deben luchar porque sigue habiendo inequidad”, según dijo la directora del Festival, Annamaría Muchnik en dialogo con La Rebelión Fundamental por FM En Tránsito.

La ex conductora del programa de los 60 “Buenas tardes, mucho gusto” comentó que desde el primer día de la asociación fundada en 1988 “se propuso poner a la mujer en un lugar de privilegio -como lo es un festival- y promover la obra de las directoras. Darles la posibilidad de que puedan ser vistas en el resto de las provincias y también en el exterior”, teniendo en cuenta la desigualdad que aun existe en el mundo del cine. “Hoy hay un 30% de mujeres directoras. Nosotras apuntamos a llegar al 50”, aseguró Muchnik.

Sumado a todo el trabajo que implica habitualmente la organización de un festival de cine, este año se realizó de forma 100% virtual, lo que para la asociación significó un cambio rotundo. “Fue un aprendizaje. Siempre fue presencial, así que necesitamos de manos expertas y tuvimos que aprender y dirigirnos a gente con experiencia en este tipo de trabajos”, confesó la directora. A su vez rescató el hecho de que esta modalidad permite el acceso a mucha más gente, que puede conocer el trabajo de las realizadoras desde distintos lugares.

Muchnik contó que entre las cienastas hay tanto jóvenes recién egresadas de las escuelas de cine, como directoras más experimentadas y agregó que muchas de las más reconocidas en el rubro comenzaron haciendo cortos para el festival, como es el caso de Lucrecia Martel, entre otras. “El cortometraje es un prólogo hacia el largo, hacia una aventura mucho más importante”.

Sobre los cambios culturales que se vienen produciendo en materia de género en la sociedad, Annamaría los definió como “pasos hacia adelante”, aunque dejó en claro que todavía no alcanza. En este sentido, destacó el protagonismo de las juventudes en las movilizaciones de lucha: “Creo que eso es un punto muy a favor. Las chicas se dieron cuenta que vale la pena la lucha y por qué hay que luchar. Hay que aplaudirlo, admirarlo y reconocerlo”.