Este jueves debía tratarse en el Senado de la Nación el proyecto que prorroga por 50 años los fondos específicos para la cultura nacional y la comunicación, pero finalmente la Cámara Alta no lo incorporó en la agenda del día. Desde Unidxs por la Cultura, colectivo que nuclea a más de 100 colectivos artísticos de todo el país, realizaron una movilización en las afueras del Congreso para exigir su inmediato tratamiento.

Las organizaciones de la cultura esperaban que hoy el Senado cumpla con su compromiso de tratar la ley que extiende las asignaciones específicas para las actividades culturales, que ya obtuvo media sanción en Diputados.  Se había convocado a una vigilia para la noche del miércoles, que finalmente fue levantada al conocerse que el tema no fue incorporado en los temas a tratar en el recinto.

La movilización sí tuvo lugar este jueves al mediodía. Desde allí, Juan Delú, presidente del Foro Argentino de Radios Comunitarias, dijo al móvil de FM En Tránsito que “está el compromiso de que el jueves que viene en la próxima sesión se va a discutir, pero también estaba el compromiso para hoy así que habrá que volver a venir hasta que esto finalmente sea ley porque estamos muy cerca de la fecha en la que caducan los fondos y ya quedan pocas sesiones y el Congreso está muy complicado con internas políticas. Tiene que ser el jueves que viene sí o sí”. 

Una ley que se aprobó en el Congreso durante el macrismo establece que el 31 de diciembre de este año se vencen las asignaciones específicas de fondos al sector de la cultura y la comunicación. En ese marco, a través del diputado Pablo Carro se presentó un proyecto en el Congreso que extiende estas asignaciones por 50 años más, pero que debe tratarse a la brevedad. De lo contrario, el Instituto del Teatro, el Instituto de la Música, las Bibliotecas Populares, el INCAA, los canales de TV y radios comunitarias y la Defensoría del Público se quedarían sin recursos fundamentales. 

Fernando Krichmar, director de cine e integrante de Unidxs por la Cultura, sentenció en FM En Tránsito que si no se aprueba el proyecto “no solo corren riesgo cientos de miles de puestos de trabajo, sino que la soberanía cultural y el acervo identitario están en peligro”.