Se trata de 150 familias  involucradas y que se encuentran en alerta frente a la  inminente medida de  desalojo de parte del gobierno local de Morón. El motivo es por los terrenos que ocupan  sus viviendas  que lindan con el actual aeropuerto de El Palomar y que es un espacio en disputa por las autoridades para llevar a cabo un proyecto de emprendimientos comerciales en la zona.

Por este motivo, este viernes, los vecinos afectados se trasladarán hacia el edificio municipal para reclamarle  al intendente Ramiro Tagliaferro que frene los desalojos.

Jorge Laviuzza, concejal del Frente Renovador, en diálogo con En Tránsito, mostró varias irregularidades del ejecutivo local respecto de la modificación del Código de Ordenamiento Urbano realizado el año pasado para permitir la realización del emprendimiento inmobiliario dentro del aeropuerto de El Palomar.

“Primero se llevó puesta a la gente que vive ahí. Sabemos que hay un desalojo inminente de 150 familias que nosotros entendemos que van a ser muchos más y después para llegar a tomar esta determinación se han llevado puesto también la legalidad” sostuvo y agregó que desde su fuerza política han “radicado una denuncia en la fiscalía entendiendo que el expediente vino en malas condiciones al concejo deliberante”.

Además remarcó que el escrito debió ser tratado en una sesión extraordinaria por lo que “ni siquiera lo pudimos tratar en comisión para verlo, no tuvimos el tiempo necesario, solo 48hs. Al momento de llegar a la mesa de entrada del concejo deliberante tenia faltante de fojas con lo cual ya tenemos ahí una malversación de instrumento público”, denunció.

Otro de los aspectos que observó Laviuzza fue que “para cambiar el código de ordenamiento urbano y para trasformar una zona a partir del mismo tiene que haber un audiencia pública, que es lo que estipula nuestro reglamento interno”, sin embargo eso no sucedió.

Según el edil, “hace dos años  le iniciaron juicio de desalojo a la gente y nunca la notificaron. Lo han hecho en varios juzgados diferentes para que no haya una unificación de la defensa de ellos y  tenga que ser muy personal”. A su vez, el concejal mencionó las maniobras que realizaron para expulsar a las familias. “Las notificaciones eran un papel pegado en la puerta de la casa por militares diciendo ´en cuatro días te tenés que ir´, y a los cuatro días estaba un camión militar en la puerta para cargarte las cosas y llevártelas”.

Esta situación se podía vislumbrar al momento de ganar el gobierno del distrito, indicó Laviuzza y luego con la incorporación de un aeropuerto “para darle facilidades a una empresa ligada a gente del gobierno. Esto estaba bastante planificado y no fue improvisado. No les importa el costo que tengan que pagar nuestros vecinos”, afirmó.