Radio Presente, la radio comunitaria del ex centro clandestino de detención Olimpo sufrió un acto de vandalización. Personas ingresaron por la ventana a las instalaciones de la emisora y dañaron equipos. Tuvieron que salir del aire y esperan poder pronto retomar su programación habitual. Las redes de medios comunitarios repudiaron el ataque.

El pasado lunes lxs trabajadores de la emisora se encontraron con que habían ingresado personas que descargaron matafuegos sobre la consola y los equipos de transmisión de la radio. Aún no pudieron precisar los daños que esto ocasionó. Al aire de La Patria de Las Moscas (por FM Fribuay y FM En Tránsito) Oscar, integrante de Radio Presente, relató que el lunes “había desorden en la radio, las luces prendidas y cuando se asoman se encuentran con ese caos que era la descarga del polvo de matafuegos en todo el estudio, en la sala de producción. Afectó a toda la parte técnica, la consola, las computadoras y los micrófonos”.

Las instalaciones de la radio después de la vandalizacion

Oscar manifestó la preocupación del colectivo por la vulnerabilidad en la que se encuentra el lugar, ya que también vandalizaron la parte histórica del sitio de memoria, donde funcionaba el centro clandestino. Luego del ataque, la coordinación del ex Olimpo lo comunicó a la Dirección Nacional de Sitios de Memoria, que hizo la denuncia en un juzgado federal.

No encontramos una lógica, más allá de de que sabemos que hay un un bombardeo permanente que incita al odio

Ahora, les integrantes de la radio están a la espera de volver al aire. “Con las denuncias hechas, la radio quedó cerrada, no pudimos entrar hasta el viernes, que fue cuando decidimos hacer la denuncia pública. Aún estamos a la espera para empezar con la limpieza a fondo del lugar”, contó Oscar.

Tanto AMARC, la Asociación Mundial de Radios Comunitarias, como FARCO, el Foro Argentino de Radios Comunitarias, manifestaron su repudio ante el ataque. Radio Presente, por su parte, manifestó en un comunicado que “este hecho vandálico atenta contra el ejercicio de la comunicación, silenciando la voz del lugar. Repudiamos enérgicamente este ataque, que afecta, coartando, la libertad de expresión y el derecho a la información”.