Beatriz Busaniche, integrante de la Fundación Vía Libre, Magister en Propiedad Intelectual, entre otros, al aire de En Tránsito, se refirió a la aplicación CuidAR que dispuso el Gobierno Nacional.

Al respecto, mencionó que se produjo cierta confusión en un comienzo respecto al uso de la aplicación en cuanto a si iba ser obligatoria o no. En ese orden, Busaniche, manifestó que  primero “el presidente dijo el viernes que iba a ser obligatorio para todos aquellos que volvieran a trabajar  pero él mismo dijo que la información más precisa sobre el tema la iba a dar Santiago Cafiero, quien está además a cargo de toda el área que desarrolla la aplicación”, que dijo que no. “Lo que tiene fuerza legal es lo que aparece en el boletín oficial y lo que aparece en principio es que no es obligatoria”, indicó y agregó que “funcionarios que están a cargo del desarrollo de  la aplicación me dijeron que no es obligatoria la instalación para tener el permiso para circular y que el permiso de circulación que se genera a través del sitio web sigue siendo válido”.

Respecto a la inquietud por la cuestión de la geolocalización que tiene la app, Busaniche aclaró que Santiago Cafiero dijo que su uso es opcional. En ese sentido, Busaniche recapituló ese  aspecto de la aplicación. “La plataforma se hizo obligatoria ya desde hace tiempo, no es nueva, pero se hizo obligatoria para aquellas personas que llegaban del exterior porque el país no puede darse el lujo de meter mucha gente junta y que eso genere nuevos contagios. Esas personas que llegan se instalan la aplicación de manera mandatoria porque prevé mejor que cumplan los 14 días estrictos de cuarentena”, indicó y agregó que “a las otras personas a las que se les pide que mantengan la geolocalización es aquellas personas que tienen un diagnóstico positivo de coronavirus pero que están tramitando su convalecencia con sintomatología leve y por lo tanto pueden quedarse en su casa. Es una cuestión recomendada para poder tener rápido un mapa de donde están en caso de que eso se agrave”.

Sin embargo, “el gran problema es que no está claro cuál es el objetivo de la aplicación. En todo el mundo se están usando distintos tipo de tecnologías para atacar la pandemia. La cuarentena y la vigilancia epidemiológica, son la clave para contener una pandemia de esa naturaleza cuando no tenés ni un medicamento que lo pueda tratar eficazmente ni una vacuna que lo pueda prevenir”, indicó.

En ese orden, dijo que “las tecnologías que conocemos y que hoy nos permiten geolocalizar, hacer seguimiento, mandar información de forma permanente, claramente aparecen en el escenario como un elemento de ayuda en caso de salud pública pero cuando uno mira las distintas estrategias que se han usado es poco el resultado  que se puede decir como positivo. Es decir, que la aplicación no suplanta a aislamiento preventivo, no suplanta cuarentena, medidas de higiene, lavado de manos, desinfección. La aplicación eventualmente si se hace bien, puede ayudar a contener focos”, consideró.

Busaniche, explicó que hay tres tipos de aplicaciones que se están analizando. “Una es la que hace traza de contactos, mediante el sistema bluetooh que advierte en que momento te acercaste o quien estuvo cerca a una persona que le dio positivo en los test. No hay una aplicación que actúe perfectamente en ese sentido, eso no es lo que se esta haciendo acá. Por otro lado, lo que si se pretende hacer acá con la aplicación que se está  desarrollando es un auto-diagnóstico, un seguimiento sanitario de las personas. El objetivo de eso es desagotar en principio las llamadas al 107”, formuló y agregó que en relación a esta última, la cuestión es cómo se cuida esa información que circula que tiene que ver con “información sensible” que hace referencia al historial sanitario de las personas.

Por último, mencionó que “otro tipo de tecnología que se está barajando son los certificados de libre de circulación. La aplicación CuidAR pretende sumar en la aplicación el premiso para circular”. Sin embargo, indicó que “hay una relación problemática porque si te haces el autotest y respondes “que sí”  a alguna de las cuestiones que tienen que ver con la sintomatología, la aplicación puede rebotarte el permiso de circulación y disparar un alerta del sistema de salud. Lo que es un problema es tener las dos cosas metidas en una aplicación, porque estamos en una situación en la que mucha gente está desesperada por ir a laburar  que puede llevar a mentirle a la aplicación para que no le revoque el permiso. Cuando está en juego eso, el incentivo a mentirle a la aplicación es alto”, advirtió.