Este lunes, en horario escolar, una estufa de la Escuela 27 de Barrio Esperanza explotó cuando el auxiliar quiso prenderla. Afortunadamente no hubo heridos, el auxiliar sólo sufrió aturdimiento y algunos estudiantes tuvieron mareos por el gas.

Luego de la explosión, la escuela fue evacuada y el auxiliar derivado a los servicios de la ART. La estufa fue retirada y las clases se reanudaron normalmente.

Pablo Fernádez, el secretario general de la CTA de Moreno, expresó al aire de FM En Tránsito que “el episodio que no pasó a más del susto” y que, según pudieron averiguar cuando se hicieron presentes en el lugar, “la instalación era nueva, estaba debidamente habilitada y el artefacto también era nuevo”. Lo que ocurrió “fue una acumulación de gas al momento de prenderla y cuando se produjo la chispa del encendido fue la explosión”.

El referente sindical enmarcó el episodio “en un distrito que está hipersensibilizado ante cada una de las situaciones de vulnerabilidad” y en el que lxs “docentes que temen por la integridad de sus alumnos”, a partir de la explosión en la escuela 49 que se cobró las vidas de Sandra y Rubén.

Por su parte, consultada por En Tránsito, la secretaria adjunta de SUTEBA provincial, Silvia Almazán, remarcó que el caso “preocupa porque se reitera esta situación, en una escuela que estuvo en obra, que supuestamente está habilitada para su funcionamiento”. A la vez que denunció que “a partir del gobierno de Vidal, porque ha habido una situación de ajuste muy profundo, que incluyó el mantenimiento de los edificios escolares”. En ese sentido, expresó que las autoridades tienen que “dar condiciones dignas y seguras” de trabajo para lxs docentes y de estudio para lxs alumnxs.