En noviembre se estrena “Toca Une, Tocan Todes”, el ciclo audiovisual producido por FM En Tránsito que recupera conquistas y debates sobre la equidad de géneros en la escena musical.
Cómo transformar lo que nos excluye, qué desafíos supone cuestionar estructuras arraigadas en la cultura o cuál es la potencia del trabajo colectivo, son algunas de las preguntas que transitan artistas mujeres, lesbianas, trans y no binaries a lo largo de 10 programas.
Tal vez el corazón del ciclo, eso que le da sentido y fuerza, sea la celebración de la diversidad de identidades, experiencias y propuestas artísticas que se rebelan ante el “deber ser” que nos oprime de múltiples formas.
Una invitación a construir nuevos modos de habitar nuestras cotidianidades y vínculos.

ENTRE DESOBEDIENCIAS Y DEVENIRES

Discutir lo instituido.
Salir del binario.
Sentir los barrios.
“No uso auriculares, escucho el vivo y en directo de la cumbia de la calle: los diálogos, las problemáticas sociales, cómo se vinculan o desvinculan. Por ahí va la inspiración. Hay mucho por recorrer y entender. Desde ese lugar comprometerse y ponerse en la piel del otre es esencial en estos momentos”, reflexiona In-sista.
Generar encuentro.
“Nos estamos encontrando. Está surgiendo la necesidad de generar proyectos, de generar otros festivales, de sabernos y también de no competir entre nosotres”, señala Roma.

REIVINDICACIONES. LEY DE CUPO EN FESTIVALES

En mayo de este año, el Senado de la Nación dio media sanción al proyecto que establece un mínimo del 30% de artistas mujeres en eventos musicales en vivo que convoquen desde tres bandas o solistas. En octubre, obtuvo dictamen favorable en la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, habilitando el tratamiento en el recinto para convertirse en Ley.
Quienes participan del “Toca Une, Tocan Todes” también opinan sobre lo que significa la iniciativa. El proyecto “viene a demostrarnos que la sociedad es mezquina y que tenemos que acceder con la herramienta de la ley. Ser mujer o disidencia dentro de la música es casi como que no existís. Es increíble que piensen que es un capricho que se nos dio ahora, lo que hay ahora es más visibilidad”, remarca Paula Maffía.
Todavía las “personas que programan los festivales dicen que no hay mujeres en los escenarios porque son menos capaces o tienen menos talento. Es muy indignante. El cupo es hacer que se acerque a algo más justo”, resalta Javiera Fantin de Bife.


Para Chocolate Remix forma parte de las “acciones reparadoras que son necesarias para que se de ese balance del que todo el mundo habla como si ya existiera”.
Según Soema “es un posicionamiento como trabajadoras dentro de un espacio que es territorio de los hombres” y los datos así lo demuestran.
Entre los motivos que impulsan este proyecto están los resultados de un estudio publicado por Ruidosa sobre los principales festivales Latinoamericanos de 2017. Entre “más de 2000 solistas y agrupaciones, el 78% fueron hombres; el 11,3% bandas mixtas y tan solo 10,6% mujeres”.


En el análisis por país “Argentina tuvo la peor representación de mujeres en los escenarios: 13,2% entre solistas y bandas mixtas”. Pensando las realidades de cada provincia, Lucy destaca que “hay que entenderla desde una mirada federal. Va a sacudir un montón y ya está sucediendo. Hay colectivos que se empezaron a conectar a partir de esta ley”.
“También hay que cuestionar qué pasa con las disidencias en los escenarios y cómo van a estar representadas en una ley”, aporta Ivi. En la misma sintonía, Roma expresa que “es un principio de horizonte, pero no es suficiente, porque la igualdad siempre tuvo dos lados nada más y eso es binario. Hay tantas identidades como personas y a lo que apuntamos es a que podamos sentirnos piola en un escenario, que no nos preguntemos si merezco o debería estar acá”.
La iniciativa puso en cuestión toda la estructura de la industria.
“Es muy importante que haya equidad en los festivales. También es muy importante incentivar que surjan proyectos nuevos, que haya equidad en los subsidios, en la gente que dirige festivales o los sellos… hay un camino muy largo para llegar un festival”, concluye Barby.


Llegamos a vos gracias al apoyo de este proyecto